Cómo son los colchones viscoélasticos
El dormitorio es el lugar dedicado al descanso y, como tal, es necesario dotarlo de los mejores elementos y características posibles. Para lograr una habitación confortable y acogedora donde dormir a pierna suelta, hay que tener diferentes factores en cuenta, como la iluminación, el color de las paredes y los muebles. Sin embargo, hay algo a lo que tenemos que dedicarle una atención especial: la elección del colchón.

Como bien sabes, un buen descanso influye mucho en las actividades diarias. Por eso, es imprescindible escoger el mejor colchón. Aunque existen diferentes variedades, una especialmente permite un descanso súper confortable debido a su calidad y estructura. Estamos hablando del colchón viscoelástico. ¿Lo conoces?

El viscoélastico es un material sintético fabricado por la NASA en los años 60 con el objetivo de aliviar la presión durante los despegues de las naves espaciales sin que el cuerpo humano sufriera daños. Por tanto, tiene la capacidad de disminuir las tensiones musculares y nerviosas, optimizar la circulación sanguínea y la regulación térmica optima.

Cómo son los colchones viscoélasticos
Al reunir todas estas propiedades, decidieron introducir el material en el mundo del descaso en los años 90, logrando resultados que permiten un descanso verdaderamente saludable. Para elegirlo hay que tener en cuenta diferentes factores. Uno de ellos es la densidad, que permitirá que se adapte más a nuestro cuerpo logrando buenos resultados en el descanso. Para algunos la mejor opción es la densidad media, que equivale a un colchón de firmeza media. Sin embargo, lo más importante es que sean HR o High resilience, que hace referencia a la calidad de las espumas con las que fue realizado. Esto garantiza que ha sido sometido a pruebas de estrés y que es un buen colchón.