Cómo tapizar una silla
Cada vez son más las personas que están recurriendo a tapizar algunos muebles en los últimos años, algo que hay quienes lo hacen por el simple placer de renovar un poco la decoración, y también quienes tienen que hacerlo porque la tapicería actual ya está en mal estado. Muchos recurren a tapiceros profesionales, pero también hay quien se anima a hacerlo uno mismo. Si este es tu caso, hoy te muestro cómo puedes tapizar una silla.

En primer lugar, quiero destacar que se trata de un ejemplo en el que la silla está muy deteriorada y también necesita un refuerzo, así la información será más completa si además de tapizar necesitas restaurarla. También incluyo fotografías del paso a paso para que te resulte más fácil llevarlo a la práctica después de visualizarlo.

Paso a paso

El refuerzo lo conseguirás grapando fuertemente unas cinchas que irán de lado a lado. Dependiendo de las medidas de tu silla necesitarás poner más o menos cantidad. En este caso van 4 en un sentido y otras 3 en el otro, yendo estas últimas entrelazadas para conseguir aún mayor resistencia. A continuación pondrás una base de gomaespuma con el grosor que necesites oportuno para la altura que tomará el asiento. Sobre esta base colocarás una lámina de gomaespuma muy fina que también graparás a la madera, consiguiendo así que el asiento quede sujeto.

Cómo tapizar una silla
Recorta el sobrante con un cúter y fórralo con una guata cortada a medida para hacer las veces de relleno. Trabaja bien las dobleces de las esquinas para que el resultado final mantenga la misma forma por toda la superficie. Grapa y recorta el sobrante de nuevo.

La tela

Cómo tapizar una silla
Para cortar y colocar la tela es importante mantener la simetría, especialmente si se trata de algún estampado como las rayas. Asegúrala primero con unos alfileres y comienza a grapar con cuidado de que no se suelten. Retíralos al terminar y disfruta de una silla que ha quedado como de estreno.