Cómo tener un hogar terapeuta
Cuando me refiero a un hogar terapeuta no me refiero a un hogar que contenga un terapeuta virtual que te ayude con tus problemas emocionales. Ni mucho menos. Me refiero a que el hogar de cada uno es nuestro refugio y debemos aprender a sentirnos bien dentro de nuestra casa. Para conseguirlo deberemos fijarnos en la decoración y en cómo queremos que sea nuestro hogar para que nos transmita buenas energías.

Si no eres de esas personas que siguen un estilo de vida tradicional ni tampoco decoras tu casa siguiendo los patrones que encuentras en las revistas, entonces la mejor manera de obtener una buena decoración es siguiendo a tus instintos y escuchando lo que tus emociones te intentan transmitir cada día.

Lo que debes conseguir es crear un espacio que sea hermoso y calmante. Por eso a continuación quiero inspirarte para que encuentres el espacio que necesitas y que lo puedas reproducir en tu hogar. De este modo, el estrés que encuentres en tu vida diaria no será nada que te afecte demasiado tiempo porque cuando llegues a casa, podrás relajarte y ser tú mismo.

Cómo tener un hogar terapeuta

Un dormitorio al estilo cabaña

Cuando piensas en vacaciones y en desconectar de la vida diaria, es posible que te venga a la cabeza una bonita cabaña de madera, en mitad de un bosque… tumbado en la cama y escuchando los pájaros cantar de fondo. Si consigues reproducir este ambiente en tu dormitorio, conseguirás tener una estancia de lo más relajante. Puedes optar por reproducir el ambiente de una cabaña usando madera, pero también puedes dar otro enfoque. Puedes dar a la habitación un ambiente luminoso y aireado, utilizar cortinas blancas, una ropa de cama con colores neutrales y dar vida a la decoración a través de colores más vivos con mantas y cojines estampados. Esta idea es fabulosa para que puedas disfrutar de tu dormitorio y que lo encuentres como el lugar más relajante del mundo.

Decoración en azul y blanco

Si la idea del dormitorio te gusta, entonces ahora el salón debe ser el protagonista de tu casa para conseguir que te sientas relajado/a nada más que entres por la puerta. Una forma de conseguir la máxima relajación es teniendo dos colores como protagonistas: el azul y el blanco. Estos colores te ayudarán a encontrar la calma en tu hogar y que parezca un hogar terapeuta de lo bien que te sentirás en su interior.

Cómo tener un hogar terapeuta
Pintar el salón de un color demasiado oscuro puede ser demasiado intimidante, pero si lo combinas con el blanco el efecto es relajante. Aunque puedes usar diferentes tonalidades de azul y escoger el que más te guste. Cualquier tonalidad de azul te puede ayudar a relajarte y a sentirte bien todo el tiempo que estés en el salón. Si además escoges una decoración para el salón que sea relajada y que no tenga demasiados accesorios, aún será mucho mejor para encontrar la serenidad interior que estás buscando.

Crea una zona Zen

Si realmente buscas encontrar la paz interior gracias a tu hogar, entonces no te podrá faltar crear una zona zen para que puedas relajarte al máximo y que seas capaz de encontrar tu equilibrio interior. No es necesario tener que pagar por un spa cuando lo puedes hacer en casa. Puedes crear un ambiente increíble en tu cuarto de baño con una buena iluminación (si es natural mejor). Los colores para la decoración del cuarto de baño son importantes: verde, azul y blanco o marrón. Añade además plantas y piedras.

Cómo tener un hogar terapeuta
Tampoco debes olvidar el tener un rincón en tu casa dedicado a la meditación y a la reflexión diaria.