Cómo transportar libros en una mudanza
Los libros son indispensables en cualquier hogar, sea cual sea la edad de las personas que viven en él. Su conservación es muy importante, tanto que cuando haces una mudanza debes prestarles especial atención a la hora de embalarlos y transportarlos. Hoy me gustaría centrar mi artículo en las mudanzas de libros, un tema que tengo fresco ya que hace apenas unas semanas que me cambié de casa.

Mi primera recomendación es que repases bien tu biblioteca, seguro que hay muchos libros que ya no te interesan y puedes donarlos a un centro infantil, juvenil o de ancianos. Con el paso de los años vamos acumulando muchísimos ejemplares, y gran parte de ellos no los vemos más que una vez. Es por eso que es el momento perfecto para una limpieza literaria en tu colección.

Bien organizado será un éxito

La organización es fundamental para que una mudanza salga bien de principio a fin, ya que de lo contrario podrían surgir inconvenientes bastante desagradables en cualquier momento. Analiza el espacio que tendrás en tu nueva casa para poder determinar la cantidad de libros que te vas a llevar.

Embalaje

Para el embalaje hay dos opciones que son las más recomendables. Por un lado, utilizar cajas pequeñas y llenarlas de libros, teniendo cuidado con el peso para no sobrecargar y que se rompa. Por otro, puedes meter unos cuantos libros en otras cajas, por ejemplo en las de ropa o decoración, así el peso irá más repartido y no habrá exceso en ninguna de las cajas.

Cómo transportar libros en una mudanza
Embala de manera especial los libros más valiosos, tanto a nivel económico como histórico o sentimental. Puedes utilizar papel de burbuja o de periódico, pero sí es importante que los protejas más que a los normales, por si surge algo que estropee las cajas y puedan salvarse sin problemas. Si tienes alguno que es muy muy MUY especial, llévalo en mano.

Traslado

En cuanto a su traslado, la recomendación más importante es que las cajas donde vayan los libros no estén a ras de suelo, especialmente si van a pasar por un almacén o trastero antes o después de viajar. Si hubiera humedad, los libros se verían afectados y podrían estropearse.