Cómo usar más tu dormitorio
Estamos acostumbrados a usar el dormitorio únicamente para dormir, descansar o tener momentos íntimos, pero la realidad es que el dormitorio podría ser una estancia mucho más importante de nuestros hogares. Es probable que cuando eras adolescente o vivías en algún piso compartido sí que utilizabas más tu dormitorio como una estancia además de un lugar para dormir, eso puede volver.

Los dormitorios ayudan a promover la comunicación y la unión entre las personas que probablemente se forjará mucho más intensa después de tener una conversación en el dormitorio (sin importar si vives en tu hogar, en un piso compartido o en una residencia de estudiantes). Pero, ¿por qué es tan importante tener todo esto en cuenta? Tan sencillo como saber que un dormitorio puede ser un lugar muy especial, sólo debes crearlo para conseguirlo.

Más vida social

Es posible que tengas tu dormitorio pensando únicamente para tu descanso, pero también puedes decorarlo de tal forma que tengas separadas las zonas de la estancia acorde a tus necesidades y tu vida actual: una zona de descanso, una zona de vestidor, una zona de trabajo o estudio (si es necesario) y una zona social. Aunque tu dormitorio no sea muy grande puedes conseguir que esto sea posible.

Cómo usar más tu dormitorio
Por ejemplo en la zona social de tu dormitorio puedes poner una alfombra en el suelo con una mesita y cojines para poder tomar el café después de comer (en lugar de hacerlo en el salón), o quizá para invitar a tus amigos a un lugar más íntimo de conversación. También puedes añadir algunas sillas o puffs para poder invitar a tus amigos a pasar y que todos disfrutéis de la compañía. El dormitorio es un lugar que debe respetarse pero que también es ideal para poder forjar amistades y relaciones más profundas, ¡es la magia de los dormitorios!

Diferentes zonas

Como te he comentado en el punto anterior puedes dividir tu dormtiorio en diferentes zonas para poder darle más uso diariamente y que no sea únicamente una estancia de descanso. Pero es importante que para que tu sueño no resulte perjudicado por las noches, las zonas deberán estar bien diferenciadas y sin entorpecer unas con otras. Por ejemplo tu vestidor puede ser la zona del armario y puede haber un puff al lado del armario para tu comodidad, puedes tener una zona de estudio o trabajo que esté detrás de un biombo o separados con telas (así cuando vayas a dormir no te molestará verlo), la zona social puede estar decorada con colores que combinen con la estancia pero que sea diferente al resto de las zonas, etc. Las zonas de tu dormitorio deberás escogerlas según tus necesidades diarias y dependiendo de lo que quieras conseguir en tu dormitorio.

Cómo usar más tu dormitorio

Respetar las zonas

Pero tener varias zonas en tu estancia no significa que tus invitados puedan pasear libremente por esas zonas o que se tumben en tu cama sin tu permiso, ni mucho menos. Es necesario que marques unos límites en la estancia para que sepan que la zona en la que están invitados a estar es dónde se ha preparado para ello, y que en las demás zonas sólo podrán acceder en el caso que tú así lo permitas o que quieras compartir su compañía en otra zona como la cama. El dormitorio es nuestro santuario y los demás deberán respetar nuestras normas en él.

Cómo usar más tu dormitorio
¿Qué te parece la idea de utilizar tu dormitorio para más actividades y que no sólo sea un lugar para el descanso o para dormir? ¿Actualmente usas tu dormitorio para otro tipo de actividades diarias? ¡Cuéntanos tu experiencia en tu dormitorio!