¿Comprar o reparar?
En ocasiones sufrimos algún desperfecto y tenemos la duda de si comprar un artículo nuevo o reparar el nuestro. Son varios los factores que debes tener en cuenta para tomar esa decisión. Intentaremos ayudarte. En primer lugar, antes de pedir presupuesto en cualquier comercio infórmate si te lo cobran si al final no les das el arreglo, evitarás un disgusto innecesario.

Los suelos de madera compensa arreglarlos cuando están rayados, tienen tablas desencoladas, zonas que oscurecen por el sol o pérdida de brillo. Bastará con lijar y rebarnizar, si hay separación entre tablas habrá que emplastecer. En cambio, si se ha mojado y las tablillas se hinchan, te saldrá más caro quitar y reponer, que poner un suelo nuevo. En cuanto a los sofás, si sólo está dañada la tapicería, te conviene retapizar o comprar fundas. Si la estructura es lo que está en mal estado, sólo te valdrá la pena restaurarlo si se trata de una antigüedad o a la que le tengas mucho apego emocional. Una alfombra buena o antigua siempre compensa arreglarla, salvo que el daño sea superior al 50% de su superficie o sufra pérdida de color, nunca se pueden teñir.

Una bañera con pequeños desconchones, manchas de óxido, aspecto envejecido por haber perdido el brillo, siempre compensa repararla. Aplicar un nuevo esmaltado te costará en torno a los 450€ y en 4 horitas ya la tienes lista. Sólo debes cambiarla si tiene grietas importantes a causa de un fuerte golpe. La caldera debe seguir un mantenimiento anual que le dará una vida de 10 años aproximadamente. Pasado este tiempo, conviene cambiarla por razones de seguridad derivados de una mala combustión o revocos. La mejor opción son las estancas y puedes informarte si la Comunidad a la que perteneces ofrece ayudas tipo Plan Renove.