Cómo conseguir ahorrar energía en tu dormitorio
Son muchas las personas que piensan que para reducir el consumo de energía en el hogar hay que hacerlo en la cocina, en el cuarto de lavado o en el aire acondicionado o calefacción de toda la casa. Pero en la mayoría de ocasiones, el secreto está en la energía de tu dormitorio. Una casa eficiente de energía no sólo se beneficia por la reducción de las facturas en servicios públicos, sino que también se ayuda del entorno, haciendo que tu vida sea un poco más fácil.

Ha llegado el momento de buscar una forma fácil para ahorrar energía, así que no olvides de incluir en tus medidas el uso eficiente de energía en tu dormitorio. Cuando tengas en cuenta estas medidas te darás cuenta de todo lo que puedes ganar y de cómo la factura de la luz, de repente, empezará a bajar. ¡Te sorprenderás!

Comprueba el termostato

La manera más fácil y rápida de reducir las facturas mensuales de electricidad y de gas en tu hogar, es mediante la reducción del termostato en invierno y elevándola en verano. En la mayoría de los hogares, alrededor de la mitad de la energía que se utiliza cada vez proviene del aire acondicionado o del horno. Incluso unos pocos grados hacia arriba o hacia abajo puede hacer un cambio notable en tus facturas de servicios. sólo tendrás que planificarlo con anticipación sin tener que renunciar al confort en tu hogar.

Cómo conseguir ahorrar energía en tu dormitorio
En invierno es más fácil ya que tan sólo tienes que añadir un edredón grueso o una manta extra a la cama. Bajar el termostato antes de irte a la cama por la noche también es importante. En la mayoría de los hogares modernos cuentan con termostatos programables, por lo que es más fácil tener un control para elevar la temperatura unos pocos grados por la mañana. Así podrás dormir bien y no pasarás frío al levantarte.

Cuando sea verano, encender el aire acondicionado es algo habitual. Lo mejor que puedes hacer es apagar el aire acondicionado por la noche y abrir las ventanas -siempre que la seguridad lo permita. también puedes tener un ventilador oscilante portátil cerca de la cama para poder disfrutar de una brisa fresca durante la noche mientras duermes.

Cómo conseguir ahorrar energía en tu dormitorio

Comprueba las ventanas

Si hay huecos alrededor de las ventanas de tu habitación, debes saber que tu dinero se está escapando por ahí porque estarás desperdiciando energía. Las ventanas más grandes suelen estar propensas a tener algún escape dejando que la brisa fría entre en invierno y que el aire se escape durante el verano. Debes comprobar las ventanas cada año y poner masilla siempre que sea necesario para evitar fugas de aire.

Si estás planeando mejorar la eficiencia energética de tu dormitorio, es importante que consideres la instalación de ventanas de doble cristal en lugar de vidrio o de una lámina pasada de moda. Las ventanas de doble cristal crean una capa natural de aislamiento, manteniendo el dormitorio más cálido en invierno y más fresco en verano.

Además, también puedes utilizar cortinas para ayudar a controlar la temperatura de tu dormitorio durante todo el año. Cuando hay un intenso sol en verano y da a las ventanas durante el día, es buena idea que cierres las personas o las cortinas para evitar que pase demasiado el calor. Cuando es invierno, puedes mantener las persianas o las cortinas abiertas en los días soleados, pero cerradas por las noches para mantener el calor en el interior.

Cómo conseguir ahorrar energía en tu dormitorio
Por último, utilice cortinas para ayudar a controlar la temperatura de la habitación durante todo el año. Cuando intenso sol del verano golpea las ventanas durante el día, cierra las persianas o cortinas para mantener el calor. Durante el invierno, mantenerlos abiertos en los días soleados, pero cerrado por la noche para mantener el calor en el interior.