Cómo conseguir un salón más cálido y acogedor

Con la llegada de los días fríos y las tardes lluviosas, pasamos más tiempo en casa; por ejemplo realizando actividades en solitario, como ver la televisión o leer, o disfrutando del tiempo en familia o entre amigos, jugando a juegos o simplemente compartiendo un té caliente. El salón de tu hogar es el espacio perfecto para llevar a cabo estas actividades invernales. Si alguna vez has pensado que no tiene el aspecto acogedor o cálido que esta época del año sugiere, te presentamos una lista de sencillos trucos para hacer de tu salón un espacio que invite a pasar en él horas y horas de agradable relajación.

Cómo conseguir un salón más cálido y acogedor

Incorpora alfombras

Un truco sencillo y muy “de invierno” nos viene proporcionado por las muy diferentes alfombras que puedes incorporar en tu salón o comedor. Estos complementos, creados para aumentar la temperatura de los espacios (además de vestirlos) y concebidos especialmente para las épocas frías, ayudarán a guardar mejor el calor.

Cómo conseguir un salón más cálido y acogedor

Con las alfombras, estaremos protegiéndonos de los suelos fríos, especialmente si estos no son de madera o parqué. Incluso si tienes suelo de madera (normalmente más calientes que otros, como los de mármol), las alfombras son un complemento que ayudarán a dar un aspecto de lo más acogedor a tus interiores. Existen alfombras idóneas para el invierno, como las de lana.

Cómo conseguir un salón más cálido y acogedor

Cambia la funda de tu sofá

Al igual que en verano el sofá nos pide una funda más fresca y ligera, ahora tendremos ocasión de forrarla de algodón u otros tejidos gruesos para que nos encontremos más cómodos y cálidos tumbados o recostados en nuestro sillón y sofás. Además, podemos incorporar también suaves mantas que nos vendrán muy bien para cubrirnos cuando nos sentemos a ver una película o hagamos cualquier otra actividad y darán al conjunto un aspecto de más calidez.

Cómo conseguir un salón más cálido y acogedor

Cojines de tejidos suaves

Siguiendo el mismo principio del punto anterior, podemos igualmente forrar los cojines con tejidos más gruesos. Por ejemplo, algodón, terciopelo o lana contribuirán a dar un toque de calidez a todo el salón.

Cómo conseguir un salón más cálido y acogedor

Otra idea es tapizar las sillas (la madera o el hierro sin textiles nos parecen más fríos) o incorporar en ellas cojines o respaldos.

Cortinas gruesas que no resten luminosidad

Al igual que en verano o primavera nos decantamos por las telas más pomposas, las cortinas gruesas ayudarán a no dejar pasar el frío exterior. Sin embargo, en estas épocas de menos luz, es preferible no elegir unas cortinas que nos resten luminosidad al salón, por lo que te recomendamos elegir tejidos que permitan pasar la luminosidad, como el lino, y decantarnos por colores claros.

Cómo conseguir un salón más cálido y acogedor

Aprovecha al máximo la luminosidad

Como decíamos, en invierno más que nunca es importante crear espacios que irradien luminosidad. No nos interesa un salón oscuro o lleno de sombras iluminado solo por luces artificiales, sino sacar todo el partido a los ventanales o las vías de entrada de luz. Te ayudará elegir un patrón de colores cálidos, como los amarillos, vainilla o crema, los colores pasteles, beiges o marrones suaves, con algún toque de negro o marrón oscuro si queremos dar carácter al salón. Igualmente, funcionan los tonos teja, los granate y los mostaza, sin olvidar los complementos en dorado u oro, que añaden luminosidad. Para los ratos en los que sea imposible contar con la luz natural, elige un juego de lámparas para no tener siempre la molesta luz central encendida: lámparas de pie, de mesa o farolillos fijados a las paredes te proporcionarán una luz mucho más agradable y menos dañina a los ojos.

Cómo conseguir un salón más cálido y acogedor

Incorpora elementos exteriores y naturales

Las plantas, flores o centros de mesa también contribuyen a dar un aspecto más cálido y acogedor a nuestros salones. Elige los que más le vayan y distribúyelos por ese espacio tan importante de tu hogar. Además de darte un mayor nivel de comodidad visual, aportarán frescura, juventud y oxígeno a tu casa. También ayuda incluir en el conjunto materiales propios del exterior, como piedras o madera. Los muebles y complementos en madera dan mucha más calidez de lo que imaginamos.

Cómo conseguir un salón más cálido y acogedor

Personaliza el espacio

Los objetos personales nos ayudan en dos direcciones: por un lado a disimular la sensación de “vacío” de nuestro salón, que lo hace parecer más frío, gracias a contar con más adornos y objetos; por otro la personalización con recuerdos o fotos de los tuyos hace que sintamos el espacio más acogedor, más nuestro y menos convencional. Tienes muchas opciones para este tipo de decoración, desde fotografías o dibujos a partir de imágenes de tus seres queridos, hasta pinturas u objetos que tengan algún significado para ti. Además, añadiendo estos pequeños toques de decoración personal no sólo contribuimos a que el espacio final se vea más bonito sino que psicológicamente te hará sentir más feliz rodeado/a de felices recuerdos. Intenta repartirlos de una manera homogénea por tu salón para que ningún espacio se quede “desnudo” de ellos.

Cómo conseguir un salón más cálido y acogedor

Ilumina y da protagonismo a los rincones en los que más horas vayas a pasar

Piensa en las actividades que vas a hacer más a menudo en tu salón este invierno y céntrate al máximo en potenciar estéticamente los rincones donde se vayan a desarrollar. Por ejemplo, si tú o tus familiares pasáis muchas horas leyendo, escoge una cómoda butaca al lado de la librería e ilumina esa zona, además de tapizar la butaca, colocar una alfombra o hacer, en definitiva, especialmente cómoda y rica en matices dicho área. Igualmente puedes hacerlo con el mueble de la televisión, iluminando tus películas e incorporando un carrito para bebidas, si te gusta esa afición, o bien dando más protagonismo a la mesa donde sueles comer o cenar.