Conseguir un ambiente fresco en el hogar
Acabamos de estrenar la primavera, en unas provincias aún con lluvia y nieve, así como en otras ya estamos disfrutando de temperaturas más propias del verano. Primavera y verano son dos de las estaciones más esperadas por numerosas personas ya que los días se hacen más largos, se disfruta de gente que vive fuera, el ocio se traslada a playas y piscinas, etc. Lo que ocurre es que no todo van a ser ventajas, y el mayor inconveniente siempre es el calor, en muchos casos insoportable.

Pasar calor es algo que llevamos mal la mayoría. Calor en el trabajo, calor en la calle, y lo que no queremos es pasar calor en casa. Creo que no me equivoco si afirmo que lo que todos buscamos es conseguir un ambiente fresco en el hogar, tener en casa la temperatura ideal que nos permita descansar y sentirnos muy a gusto. Por ello hoy veremos algunos consejillo que nos pueden ayudar a que el calor sea un poquito más soportable.

Conseguir un ambiente fresco en el hogar
En primer lugar, destacar que hay lugares donde las temperaturas son tan altas que es imprescindible contar con un buen sistema de aire acondicionado. En estos casos es de vital importancia que tengas las ventanas cerradas para que solo fluya el aire fresco del aparato eléctrico. Es posible que esto te dé la sensación de mayor ahogo, pero una ventana abierta permite la entrada del aire caliente, impidiendo que refresques ninguna estancia.

En los demás casos, puedes abrir ligeramente pero manteniendo siempre las persianas bajas, no del todo pero sí lo suficiente para otorgarte sombra. Retira las alfombras de invierno y cámbialas por tejidos más frescos o prescinde de ellas. En cocinas que comparten espacio con la sala o comedor, es importante disponer de un buen sistema extractor que impida la concentración de gases calientes. Y no te olvides del dormitorio: mantenlo a la sombra todo el día para evitar que la concentración de calor te impida dormir. Ilumina con lámparas de pie que eviten encender las centrales del techo.