Consejos antes de comprar un sofá-cama
Por fortuna, los sofá-cama de hoy en día nada tienen que ver con los que se fabricaban hace unos años y es que ahora no es tan difícil encontrar un mueble que reúna las condiciones adecuadas para ambas funciones.

Sin embargo, antes de comprar un sofá-cama es importante ser consciente de diferentes factores, sobre todo teniendo en cuenta que la compra del sofá es una de las decisiones más importantes en toda la decoración. En primer lugar, lo primero que tienes que pensar es si realmente necesitas un espacio extra para dormir. En este sentido, si el uso de su función de cama va a ser más continuado que una simple visita de vez en cuando, es mejor contar con un modelo específico.

Antes de comprar el sofá-cama es importante que tengas en cuenta las medidas tanto abierto como cerrado, añadiendo unos centímetros alrededor para una mayor movilidad. De la misma manera, las mesas, las sillas y el resto de elementos de la decoración tendrán que ser mínimos, sobre todo si se va a usar a diario.

Consejos antes de comprar un sofá-cama
Lógicamente, también deberás tener en cuenta que el color y el diseño se ajusten a la decoración. Además, te recomendamos que no abuses de los cojines y otros textiles cuando esté cerrado, ya que luego hay que quitarlos antes de ir a dormir. También te aconsejamos que escojas un modelo que tenga espacio en su interior para guardar la ropa de cama y que pueda plegarse con la cama hecha. De esta manera te evitarás muchos quebraderos de cabeza.

Por último, debes saber que aunque existen diferentes tipos de sofá-cama, si va a estar ubicado en el salón, las opciones que mezclan diseño, funcionalidad y robustez son mínimas. Sin embargo, las opciones se abrirán si puedes ubicarlo en una estancia secundaria.