Consejos para que la casa esté limpia durante más tiempo
Trabajar, convivir o descansar en un entorno limpio es más agradable que hacerlo en un espacio mugriento y maloliente. ¿No crees? Sin embargo, la rutina diaria (la oficina, la facultad, los niños, la compra…) no nos deja apenas tiempo que dedicarle a la limpieza si queremos pasar al menos un rato al día con la familia.

La clave para evitar estar todos los días limpiando es conseguir que los espacios duren limpios y recogidos durante más tiempo. Hoy en Interiorismos te vamos a dar unos cuantos consejos para que lo consigas.

El secreto está en la entrada

El secreto para mantener tu casa limpia durante más días está en la entrada. Es importante que no dejes pasar la suciedad, algo que conseguirás con alfombrillas de fibras para limpiar los zapatos, textiles que deberás aspirar una vez por semana y lavar con agua cada dos meses. También es aconsejable descalzarse y dejar los zapatos al entrar.

Por otro lado, deberás ventilar antes de limpiar el polvo, empezando por las zonas más altas, y pasar el aspirador. Deberás fregar después de haber aspirado a fondo. En cuanto al suelo, es importante que escojas el producto de limpieza dependiendo del material.

Consejos para que la casa esté limpia durante más tiempo

En la cocina y el baño

En la cocina es buena idea espolvorear con un vaporizador una mezcla de agua y vinagre y aclarar con una bayeta escurrida para quitar el olor y secar con un paño después. Por otro lado, deberás limpiar la vitrocerámica después de cada uso cuando esté templada para que las manchas no se fijen.

En cuanto al baño, el vinagre te ayudará a tener los inodoros más limpios. Para limpiarlo a fondo te bastará con una mezcla de bicarbonato y lavavajillas. Para que los azulejos estén brillantes como el primer día, frótalos con una mezcla de agua y alcohol de quemar, enjuagando con una bayeta y secando con un paño sin pelusa.

Organización

Lo importante es que limpies por estancias, teniendo en cuenta que es mejor destinar 10 minutos diarios que un día a la semana. Evitando la acumulación de trabajo, limpiar es más llevadero. También es importante que elimines las manchas lo antes posible para que no se fijen y mantengas las puertas sin marcas de dedos ni polvo.