Consejos para cuidar las cortinas de baño
A la hora de reformar un baño tenemos que tener en cuenta diferentes factores, como el suelo, el color de las paredes, la grifería o el tipo de sanitarios. Una vez escogidas las cuestiones más importantes, es el momento de fijarse en los detalles más específicos. Por ejemplo, si queremos mampara o cortina para cubrir la ducha o la bañera.

Si te decantas por las cortinas de baño, que evitarán que el suelo, los sanitarios y otros objetos se mojen, deberás tener cuidado de ellas. Y es que en muchas ocasiones no se cuidan de forma correcta y sobre ellas se forman mancha de moho o suciedad. A continuación te damos una serie de consejos para evitar que se deterioren y prolongar su vida útil.

Ventilación

En primer lugar, es importante ventilar el baño siempre que sea posible, especialmente después de una ducha o un baño. Así, si la estancia cuenta con una ventana exterior, se debe abrir al menos durante unos minutos después del baño. Si no hay ventanas exteriores, es imprescindible instalar un extractor de aire que facilite la expulsión de la humedad y la renovación del aire de la estancia.

Consejos para cuidar las cortinas de baño

Otros consejos

Por otro lado, es importante extender bien la cortina para que no se formen pliegues, donde la humedad queda retenida y es más fácil que aparezcan manchas de moho, algo que también puede ocurrir en la parte inferior de las cortinas. También se debe procurar que al cortina no quede muy cerca del techo y correr la cortina con suavidad procurando tomar la cortina desde la parte superior.

Limpieza

Por último, no deberás olvidarte de la importancia de la limpieza de las cortinas de baño. Lo mejor es pasar un trapo empapado en salmuera por la cortina, dejar actuar un cuarto de hora y luego aclarar. Si la cortina ya ha sido infectada por el moho, tendrás que emplear una sustancia más fuerte, como la lejía. Algunas manchas que no son de moho pueden quitarse con productos naturales como el vinagre o el agua con bicarbonato. También es importante que queden bien secas después de limpiarlas.