Consejos de iluminación para el hogar
A pesar de que a menudo no le damos la importancia que se merece, la iluminación es un factor prioritario en la decoración y de él dependen dos grandes factores: la practicidad y la estética, pues es clave a la hora de ambientar las estancias.

Si quieres conocer algunos consejos presta atención y adáptalos a la decoración de tu hogar.

Para empezar debes tener en cuenta que no existe la iluminación perfecta como concepto general, sino que cada estancia requiere un tipo de luz en función de su uso y del ambiente que queramos crear en ella.

De esta manera, y aunque la mayoría de estancias deberían tener un foco de luz general, otro ambiental y uno específico, debemos saber cuál de ellas potenciar en cada momento y lugar.

Por poner algunos ejemplos, en los lugares de paso como el pasillo, el recibidor o las escaleras lo mejor es tener uno o varios focos de luz general, mientras que en las estancias más íntimas o dedicadas al relax como los dormitorios o las salitas pueden ser más tenues para crear una atmósfera tranquila.

Para las habitaciones en las que tengas que realizar actividades más específicas como el baño (tu higiene personal), la cocina (manipulación de alimentos) e incluso la oficina o sala de lectura, lo mejor es que combines la luz general brillante del techo con otros focos de luz específicos sobre las zonas de trabajo.

El comedor se encontraría en un punto intermedio, pues en el realizamos funciones tan dispares como comer o relajarnos en el sofá, por lo que precisaremos obligatoriamente varios tipos de luz. Las lámparas secundarias te ayudarán a conseguir la atmósfera tranquila para los momentos de descanso y ocuparán tanto espacio como tú misma decidas.

Por último, ten en cuenta que la iluminación debe seguir una misma línea, al igual que lo hace el resto de la decoración del hogar. Así, procura mantener el mismo estilo en el tipo de lámparas siempre teniendo en cuenta tus gustos y la propia decoración de la estancia.