Consejos de iluminación para la zona de estudio
Mucha gente no es del todo consciente, pero iluminar cada estancia con la intensidad y el tono de luz adecuado influye positivamente tanto en la salud como en el rendimiento. De hecho, una buena iluminación es vital para mantener la mente activa y, por eso, en zonas de estudio se debe planificar cuidadosamente.

Si estás estudiando o tienes hijos en edad de ir al colegio, al instituto o a la universidad, deberás tener cuidado a la hora de decorar la zona de estudio teniendo muy en cuenta la iluminación. Desde Interiorismos te ayudamos a que este rincón de tu hogar tenga la luz adecuada para lograr una concentración plena.

Luz natural

En primer lugar, es importante aprovechar el máximo posible la luz natural. Así, te aconsejamos que ubiques la mesa lo más cerca posible de la ventana, aunque preferiblemente en perpendicular para evitar los reflejos en la pantalla del ordenador.

Consejos de iluminación para la zona de estudio

Luz artificial

En cuanto a la iluminación artificial, lo más recomendable es utilizar una intensidad entre 800 y 1.000 lux, ya que por debajo, el cerebro interpretará que es de noche. Tienes que tener en cuenta que una bombilla de rosca de bajo consumo de 11 W equivale a unos 600 lumens. Respecto a la calidad de la luz, lo mejor es que sea fría, entre 5.500 y 10.000 grados kelvin (ºK). Según afirman los expertos, ésta es la mejor tonalidad para mantenerse activo.

Otros consejos prácticos

Lo mejor para estudiar es escoger bombillas o lámparas de espectro completo, ya que activan la mente, relajan la vista y aumentan la productividad. Si quieres aún más luz, te aconsejamos que escojas tejidos livianos para vestir las ventanas e interferir lo mínimo la entrada de luz, sobre todo si son en blanco. También es importante la colocación de las lámparas (si eres diestro colócala en la izquierda y si eres zurdo a la derecha), y planificar los enchufes que necesites.