Consejos para elegir una silla de oficina
Una buena silla es indispensable cuando realizas un trabajo de oficina, ya sea en una o en tu propia casa. Quienes realizamos este tipo de trabajo pasamos mucho tiempo en la silla, por lo que es muy importante elegir una que se adapte a nosotros y nuestras circunstancias para que la salud no se vea perjudicada.

Un problema de espalda puede ser muy perjudicial, ya que lo más habitual es que afecte al resto del cuerpo, por lo que es vital que la silla de trabajo sea cómoda y con las características necesarias para proporcionarte el mejor cuidado. Veamos algunas claves que debes tener en cuenta para elegir la silla de oficina:

¡La silla de oficina perfecta!

Consejos para elegir una silla de oficina
– Tamaño del asiento: la amplitud del asiento la decides tú bajo la premisa de que te tienes que poder mover a gusto y que te proporcione comodidad en todo momento. Una buena señal de que es el tamaño adecuado será que puedas poner la mano entre el borde del asiento y la parte trasera de tus rodillas. El borde del asiento debe ser redondeado para no hacerte daño.

– Respaldo: otra parte muy importante ya que le dará soporte a la espalda. Lo ideal es que sea ergonómico para que se adapte a tu cuerpo, en vez de uno normal que te tienes que adaptar tú a él. Si no puede ser un respaldo ergonómico, al menos elige uno que te permita variar su posición para ajustarla a tu comodidad.

Consejos para elegir una silla de oficina
– Altura: debe ser regulable en altura para que la adaptes a tu posición. Cuando te sientes, tus pies deben poder apoyarse en el suelo, nunca pueden colgar en el aire.

– Apoyabrazos: no todas las sillas los tienen, pero lo cierto es que resultan muy cómodos, al menos para mi son imprescindibles. Se utilizan poco, pero te proporcionan ese puntito extra de confortabilidad que siempre viene bien cuando lo necesitas.

Consejos para elegir una silla de oficina
– Base: no cabe duda de que las sillas de oficina con ruedas son las más cómodas, especialmente si sueles levantarte y moverte con frecuencia. Con ellas no tendrás que hacer ruido por mover la silla normal cuando te quieras levantar.