Consejos para adaptar el hogar para personas mayores
En algunas ocasiones nos vemos obligados a remodelar nuestro hogar para poder adaptarlo a diversos tipos de personas, como mayores, sordos, discapacitados, ciegos… Una persona tiene que poder vivir en su casa con tranquilidad, accesibilidad y funcionalidad, por lo que es imprescindible que todo esté de su mano y pueda hacerlo sin problema.

No cabe duda de que en tu propio hogar es imprescindible tener el entorno adecuado, especialmente en el caso de personas que pertenecen a los grupos anteriores, ya que tienen más difícil poder manejarse en un ambiente normal. Según las características de la vivienda se podrán hacer más o menos reformas para su adaptabilidad, y para ello se debe tener en cuenta también el grado de dependencia de las personas que viven en él.

¿Cómo adaptarla a personas mayores?

– Tránsito: es muy importante que las zonas de tránsito estén despejadas para que el paso pueda ser cómodo, especialmente si es una persona con muletas o andador, por ejemplo. Procura apartar muebles u objetos pesados que puedan dificultar su paso.

– Obstáculos: evita elementos que puedan suponer un obstáculo en cualquier parte de la casa, como por ejemplo cables por el suelo, fijándolos a la pared si fuera necesario. Accesorios y objetos decorativos deben ser colocados analizando bien el espacio para que no se conviertan en una molestia.

– Accesos: evita puertas y accesos estrechos para personas que tengan que desplazarse con muletas, sillas de ruedas, andadores, etc. Lo mínimo debe ser una anchura de 85 centímetros, y lo más cómodo y óptimo es que sea de 110. Lo que puedes hacer es poner puertas correderas, son las que más te permiten aprovechar el espacio necesitando tanto.

Adaptación del dormitorio

El dormitorio es una de las estancias más importantes a la hora de adaptarse a personas mayores, ya que necesitan descansar mucho y bien. Lo ideal es que la cama sea articulada, especialmente si la persona no se puede mover con agilidad. Ubícala en una zona que tenga acceso por los dos lados, y las mesillas de noche deben estar colocadas de manera que no impidan el acceso ni molesten. Evita las alfombras, ya que aumentan las probabilidades de una caída.

Consejos para adaptar el hogar para personas mayores
Los armarios de puerta corredera son los más recomendables ya que su apertura es más sencilla y ocupan menos espacio. Tienes que potenciar la luz natural al máximo, utilizando cortinas delicadas o visillos que permitan su paso. Por las noches es importante que la luz artificial sea de calidad y esté en los lugares más adecuados, teniendo la persona que duerma allí fácil acceso desde su cama.

Adaptación del cuarto de baño

En cuanto al cuarto de baño, también hay un par de recomendaciones muy interesantes. En primer lugar, es mejor una ducha que una bañera, ya que el acceso es mucho más sencillo para las personas que no puedan moverse de forma ágil. En su interior, coloca barras o asideros, y también al lado del inodoro, para que levantarse y moverse en esas zonas sea mucho más sencillo.

Consejos para adaptar el hogar para personas mayores
Los suelos, tanto de la ducha como del cuarto de baño, tiene que ser antideslizantes para evitar resbalones y, en definitiva, que ofrezcan una mayor seguridad. Puede ser una muy buena opción elevar el inodoro o bien instalar un adaptador, así no habrá que hacer tanto esfuerzo para sentarse y levantarse, que parece poco pero para una persona que no puede moverse muy bien es un mundo.