Consejos para colgar cuadros
Dependiendo del estilo de tu hogar, los cuadros pueden ser una buena opción para decorar cualquier estancia y crear armonía en el ambiente. Aunque parece una tarea sencilla, colocarlos no es tan fácil, ya que hay que seguir algunos criterios para que no estropee el resto de la decoración de tu casa.

Los lugares más típicos para colocar cuadros son la cabecera de la cama y la pared del sofá. Sin embargo, hoy en día puedes ponerlos en cualquier estancia y prácticamente en cualquier pared, sin miedo a que desentone con las tendencias actuales. Para que tus cuadros estén perfectamente colocados, sea donde sea, a continuación te damos una serie de consejos muy prácticos.

En primer lugar, deberás elegir cómo quieres colocarlos, es decir, si geométricamente, en línea recta, asimétrica o en mural, estilo muy de moda en los últimos tiempos. Si escoges esta última opción, tendrás que tener en cuenta que un cuadro grande puede colocarse por encima de muchos pequeñitos, aunque nunca por debajo.

Consejos para colgar cuadros
En cuanto a la altura en que deben colgarse, lo ideal es que estén al nivel de los ojos, para que las imágenes no se deformen. Lo más recomendable es que los coloques entre 1,50 m y 1,70 m del suelo. Intenta no poner nunca cuadros muy pequeños por encima de esta altura.

A la hora de colgar un cuadro es muy importante que tengas en cuenta la iluminación de la estancia. Si ésta es buena, los colores y la profundidad se apreciarán mucho mejor. Si la iluminación natural no es suficiente, puedes colocar lámparas que iluminen desde arriba o desde al lado, aunque nunca por debajo, ya que crearía sombras y reflejos.

Por último, ten muy en cuenta la limpieza de los cuadros, quitándoles el polvo siempre que puedas y dándoles brillo con alcohol.