Consejos para colocar el papel pintado en la pared
El papel pintado es una forma fácil y rápida de revestir nuestras paredes y de dar un cambio de imagen a las estancias de casa. Ya te hablamos de este tipo de revestimiento para paredes en alguna ocasión anterior, y ahora te mostramos lo fácil que es su colocación.

Para empezar, debes tener la pared sobre la que quieras empapelar lisa, sin grietas, limpia y seca, pues según qué irregularidades pueden notarse después e incluso pueden desgarrar el papel más adelante. Si la pared tenía clavos o similares, debemos retirarlos y tapar los agujeros.

La parte más importante es la colocación de la primera tira, pues si ésta no está al 100% vertical afectará al resto, que quedarán torcidas. Comienza por una de las esquinas de la habitación; traza una línea vertical sobre el muro en el lugar donde acaba la tira y mide la zona (vertical y horizontalmente). Añade de cinco a diez centímetros en la parte superior e inferior y marca esta medida en el papel, para proceder después a cortarlo por ahí.

Después marca la distancia de la primera a la segunda marca en la pared (según la anchura calculada) donde irá la siguiente tira, y así sucesivamente. Recuerda que debes hacer una marca para saber el orden de las tiras, que se pegarán al final, cuando ya las tengamos todas preparadas.

Para pegarlas, debemos encolar la parte posterior de cada tira con un pegamento especial para ello; encolaremos de cuatro en cuatro para dejar reposar el pegamento en cada una de ellas. Para colocarlas, comienza por la primera esquina y aprovecha los centímetros de más que habíamos dejado para tener margen a la hora del corte final.

Alísalo de arriba hacia abajo con un cepillo y después haz lo mismo con la siguiente tira haciéndola coincidir con la anterior. Disimula los empalmes entre tiras con un rodillo para que no se aprecie el cambio. Cuando hayas acabado, corta los trozos de papel sobrantes por arriba y por debajo.

Cuidado si el papel tiene dibujos, pues con los sencillos no hay que preocuparse demasiado, pero sí que hay que tener mucho cuidado a la hora de cuadrar los dibujos que se forman a través de la combinación de las distintas tiras.