Consejos para colocar la cama en la habitación
Aunque a menudo lo hacemos un poco por sentido común o simplemente porque consideramos que es la mejor manera de organizar el espacio, la elección de la ubicación de la cama en la habitación resulta muy importante, especialmente porque no es una decisión que pueda cambiarse fácilmente.

Para empezar, quítate de la cabeza que la ubicación depende solamente de la función estética, pues el punto más fundamental es la funcionalidad: de la colocación dependerá nuestra intimidad y nuestro descanso, entre otras cosas.

Lo primero en lo que hay que pensar es en preservar la propia intimidad, por lo que la cama debe colocarse en un lugar que no tenga visibilidad desde el exterior. Por si esto no fuera suficiente motivo para ti, la cercanía a las ventanas puede hacer que suframos demasiado de cerca las corrientes de aire o una luz natural demasiado directa que nos impida un buen descanso.

Consejos para colocar la cama en la habitación
Si la habitación da directamente al exterior procura no colocar el cabezal bajo la ventana puesto que puede ser incómodo por los ruidos y también poco seguro cuando dejases la ventana abierta.

Para aquellos que adoran acostarse y ver un rato la tele desde allí también es de gran importancia tener en cuenta los reflejos que puede hacer la luz sobre el televisor desde el punto en el que está la cama. No obstante, si eres de los que prefieren leer posiblemente preferirás disfrutar del máximo de luz natural posible para tus mañanas de lectura.

La puerta también puede ser relevante, pues además de ser fundamental para preservar o no la intimidad puede afectar a nuestra salud, y es que generalmente se crean unas corrientes de aire que pueden perjudicar a nuestro estado de salud.

Por último cabe seguir un buen consejo del feng-shui, y es que no debemos colocar espejos que reflejen nuestra cama, pues esto influye en la buena fluidez de la energía en la estancia