Consejos para colocar una hamaca colgante
No hay nada que resulte más agradable que tumbarse a leer un buen libro bajo la sombra de los árboles durante una calurosa tarde de primavera … para ello, sin embargo, necesitas una pieza fundamental que garantice el confort y el bienestar en el espacio: la tumbona o hamaca.

Si además de comodidad quieres dar un toque encantador a tu espacio, nada mejor que decantarte por una de esas hamacas colgantes de tela que tantas veces habíamos soñado con tener.

Ahora bien, ¿cómo colocarlas en nuestro espacio exterior? A continuación te dejamos algunos buenos consejos para hacerlo.

1. Analiza a la perfección el lugar en el que quieres colocarla asegurándote de que no entorpece el paso, de que ofrece suficiente espacio como para balancearse y que los puntos en los que vaya a sujetarse sean muy robustos como para no entrañar ningún peligro.

Consejos para colocar una hamaca colgante
2. Asegúrate de que la hamaca colgante viene con las cadenas de hierro así como con todos y cada uno de los elementos fundamentales para colgarla. Aunque aquí te avanzamos algunas cosas, no olvides leer las instrucciones y seguirlas al pie de la letra.

3. Selecciona las vigas de madera de donde penderán los ganchos y toda la tumbona: la distancia debe ser intermedia para que la misma no quede demasiado tensa ni muy floja, pues estaríamos incómodos. La altura más recomendada para colocarlos es de unos 2,5 metros, pues de este modo quedará más o menos a unos 50 cm del suelo para permitirte bajar con comodidad.

4. Sujeta la hamaca con cuatro cadenas de unos dos metros, dos en el extremo de la cabeza y dos en el de los pies.

5. Una vez colgada, asegúrate de que tanto los ganchos como las conexiones entre cadenas y hamaca son fuertes y resistentes… ¡debes evitar cualquier peligro!

A partir de entonces, nuestro consejo es que compruebes la seguridad de la hamaca verificando cada medio año las condiciones de la madera sobre la que se fijan las cadenas.