Consejos para colocar vinilos o stickers
Ya te hemos hablado en un montón de ocasiones del gran recurso que suponen los vinilos o stickers decorativos en el hogar, y es que no solamente sirven para dar estilo y personalidad a nuestras paredes sino que además pueden servir para cubrir imperfecciones o renovar el aspecto de las superficies.

Además de todo los vinilos son la opción más rápida, fácil y económica, pero, ¿sabrías cómo colocarlos en tus paredes? Si andas un poco verde en el asunto presta atención a los consejos que te dejamos a continuación.

Lo primero que debes hacer es escoger la zona en la que quieres que luzca: Una pared demasiado vacía, el cabecero de la cama o la parte superior del sofá, por ejemplo, pueden ser buenas zonas para ello. No obstante, ten en cuenta que la forma que tenga el vinilo también condicionará el lugar y la forma donde colocarlo.

Consejos para colocar vinilos o stickers
Debes asegurarte que la zona donde lo ubicarás esté suficientemente limpia, lisa, sin imperfecciones y muy especialmente sin humedad, pues podría no pegarse bien sobre la pared.

Toma un trozo de cinta adhesiva y pega la parte superior del vinilo allá donde quieras que vaya, siempre dejando la cara opaca hacia el lado de la pared. Entonces deberás ir tirando hacia abajo el papel opaco e ir alisando el dibujo sobre la superficie ya sea con tus propias manos o más adecuadamente con una espátula, del centro del dibujo hacia fuera para que no se formen bolsitas de aire.

Después debes quitar el papel transfer delicadamente, cuidando mucho de no levantar el vinilo; hazlo de arriba hacia abajo.

En el caso de los stickers puedes estar tranquilo si no estás hecho un manitas, porque los resultados son muy similares a lo anterior y resultan mucho más fáciles de colocar: Aunque lo ideal no es que las manosees demasiado, tampoco ocurriría nada porque despegases las pegatinas puntualmente si no consigues los resultados deseados… ¡Ve sin miedo a la hora de colocarlos!