Consejos para comprar la mampara del baño
Las mamparas son muy útiles en el cuarto de baño, tanto si tienes ducha como bañera, ya que siempre es bueno tener algo rígido que impida que el agua salga de ese espacio. Las cortinas cumplen una función estupenda, pero si puedes poner mamparas, yo sin dudarlo te lo recomiendo, ya que no sólo son muy funcionales sino que a nivel estético también son estupendas.

Siempre se han utilizado más con los platos de ducha, ya que con las cortinas el agua pasaba por la parte bajo y hubo que diseñar algo que pudiera cumplir esa función de evitar el escape. Tuvieron tanto éxito, que pronto las comenzaron a hacer para bañeras, y hoy en día hay innumerables diseños para ambos casos.

Acierta con tu compra

Para poder acertar con tu compra, es recomendable que sigas unos cuantos consejos para poder elegir las más adecuadas y que tu inversión sea realmente efectiva.

Para la ducha

En el caso de que tengas ducha, lo mejor es que instales las correderas, ya que ahorran espacio y son mucho más cómodas a la hora de entrar/salir. La puerta se desplaza a través de un riel que hay en la parte superior y en la inferior.

Consejos para comprar la mampara del baño
Otra opción son las mamparas abatibles, que tienen un tirador con el que se abre y cierra hacia fuera. Se suelen utilizar cuando los platos son cuadrados o cuando el baño es muy amplio y se puede abrir/cerrar la puerta sin problemas. Si el baño es pequeño, lo más adecuado es utilizar mamparas plegables, ya que sus paneles se pliegan sobre sí mismos y no ocupan apenas espacio.

Para la bañera

Consejos para comprar la mampara del baño
Si lo que tienes es bañera, puedes encontrarlas con paneles correderos o plegables, que son las más comunes. También las hay de hoja fija, que se ajusta a la pared y cubre la zona en la que se instalan los grifos. Por último, están las de hoja batiente, que con como una puerta normal que se abre hacia dentro y hacia fuera para permitirte una entrada/salida cómoda.

Materiales

También es importante tener en cuenta los materiales en que están fabricadas las mamparas. Pueden ser de cristal, que son las más caras, o de acrílicos como el metacrilato o el polietileno, que son más ligeras, más baratas y fácilmente adaptables a cualquier plato de ducha o bañera.