Consejos para contratación de servicios en el hogar
La presión de pensar cada uno de los detalles de la decoración de nuestros hogares ya es suficiente como para encima añadir el aliciente de que tenemos que estar continuamente pendientes de que las personas u empresas a las que contratamos no van a intentar sacar más beneficios de la cuenta a nuestra costa.

En definitiva, cuando hablamos de dinero no queremos que nos engañen. Si estás en pleno proceso de decoración de tu hogar y con tantas cosas en la cabeza a veces te paras más bien poco a pensar en ello, a la hora de contratar cualquier servicio ten siempre presentes los consejos que te dejamos a continuación.

Para empezar jamás hagas pactos sin un contrato de por medio, pues es la única garantía de que ambas partes se comprometen a cumplir su parte del acuerdo sentando las bases de cuáles serán los derechos y deberes de cada una de ellas.

En este contrato es imprescindible que se encuentren los datos del contratista y de la empresa (nombre de la persona que llevará a cabo nuestro proyecto, dirección y teléfono de la empresa y hasta los papeles que la habiliten a llevar a cabo estas tareas).

Una de las bases a sentar a la hora de realizar cualquier contrato de obra o de reformas es delimitar el tiempo máximo de las mismas, es decir, la fecha de inicio y finalización de la obra. De este modo se fijarán unas tareas diarias y los trabajos no se demorarán más de la cuenta.

Asegúrate de que en el contrato figure alguna cláusula que te permita decidir si quieres realizar algún trabajo extra o algún cambio sobre la marcha, pues solamente de este modo el contratista se verá obligado a realizarlo.

Recuerda por último que jamás debes pagar un adelanto demasiado elevado por su trabajo, pues aunque a ti te mueven las ganas de disfrutar de tu casa (sin importarte el precio) los trabajadores se mueven por el dinero, por lo que es la única manera de garantizar que las cosas quedarán por completo a tu gusto.