Consejos para dar más luz a las estancias
La luz de las estancias depende principalmente del tamaño de las ventanas, de la habitación o de cómo estén estratégicamente colocadas las lámparas en el espacio. Sin embargo, además de esto hay muchos otros factores que pueden contribuir a favorecer una imagen más clara a las estancias.

Algunos trucos para favorecer esta claridad están en la elección de los elementos que compondrán la decoración. Por ejemplo, los muebles son uno de los que tienen más importancia en tanto que muchas veces son los que ocupan más espacio. Al contrario que los muebles oscuros, los muebles claros en madera o cualquier otro color suave son perfectos para conseguir el efecto. Ahora que están de moda los interiorismos en blanco, un recurso perfecto es escoger muebles de blancos lacados, no sólo por su color sino también porque su superficie brillante y satinada refleja rápidamente la luz por toda la estancia. No utilices siempre el mismo color; lo mejor es contrastar blancos y cremas con otros tonos fríos que lo harán destacar todavía más.

Los materiales transparentes están especialmente de moda, no sólo en complementos, sino también en muebles como mesas o sillas. Si no te atreves con algo tan moderno, puedes recurrir al tradicional recurso del cristal en mesas grandes y pequeñas, puertas de armarios o de estantes… El metacrilato es una solución similar más económica y resistente que además da un toque más juvenil; de hecho, hoy en día están muy de moda los cuadros hechos de este material. ¡No dudes en hacerte con uno de ellos!

La combinación de diferentes texturas en los tejidos ayudará a generar claridad: puedes combinar texturas brillantes con otras en mate entre todos los elementos de tela en la estancia. No confundas esto con prescindir del color, porque no es necesario: puedes combinarlos con tonos fríos para los dormitorios y con cálidos en las zonas comunes.

Aunque no es necesario que te cortes con la decoración, tampoco es recomendable que llenes el espacio de detalles irrelevantes, pues lo mejor es un espacio bastante libre de ornamentación en el que la luz fluya en cada rincón.