Ideas para decorar el recibidor
Aunque no se le suele prestar mucha atención, el recibidor es una de las partes más importantes de la casa, ya que es lo primero y lo último que se ve al entrar en ella. Este lugar tiene una función muy clara, que es darle la bienvenida a las personas que entren a tu hogar, así que la primera impresión que alguien tenga sobre tu casa se la llevará con el recibidor.

Lo más habitual es que el estilo que tengas en el recibidor sea el mismo que el del salón, o al menos que siga las mismas líneas. Hay que buscar combinaciones adecuadas para los colores de las paredes, además de muebles que sirvan para ambos sitios. Por supuesto, también debes tener en cuenta ese estilo para elegir los adornos y complementos que quieras poner.

Las mejores ideas

Ideas para decorar el recibidor
– Espejos: uno de gran tamaño le dará luminosidad y sensación de amplitud, lo cual vendrá genial ya que los recibidores suelen ser siempre pequeños. Lo más habitual es que esté colgado, pero también lo puedes apoyar para darle un toque más informal. Colócalo en una pared lateral, nunca de frente a la puerta.

– Muebles: uno de los imprescindibles es una mesa, o bien una cómoda, así podrás poner no sólo algún elemento decorativo sino que también podrás dejar las llaves, el correo o cualquier otra cosa de uso diario, como un vacía-bolsillos.

– Complementos: elige algunos que no sólo sean decorativos sino que también sean muy prácticos, como por ejemplo un cuelga-llaves, un perchero, un paragüero… Colocar un banco también sería ideal, especialmente si el mueble que has elegido es zapatero y será allí donde la gente se calce y descalce.

– Imágenes: por supuesto, no pueden faltar las imágenes, ya sea en fotografías o cuadros. Pon una imagen con mucha personalidad, que te vaya a proporcionar buenas sensaciones cada vez que entres y salgas. Por ejemplo, puedes poner un paisaje que tenga algún significado especial, y sí debe estar justo de frente a la puerta, que sea lo primero que se vea al entrar y lo último al salir.

– Plantas: si tienes espacio, una planta en una esquina te quedará genial. Si no es un lugar amplio, puedes poner una pequeña sobre el mueble.