Consejos para decorar en pareja y no separarse en el intento
Por culpa de la crisis económica y de la situación inmobiliaria en nuestro país, pocos son los que pueden independizarse para comenzar una vida en común con sus parejas. Pero, para aquellos que lo consigan, hoy traemos unos cuantos consejos muy útiles.

Aunque comenzar a vivir en pareja es algo único, lo cierto es que no es tan bonito como parece, ya que poner juntas a dos personas con estilos de vida diferente y pretender que armonicen en la decoración es una tarea muy complicada. De hecho, muchas parejas se tiran los trastos a la cabeza mientras están decidiendo la decoración y algunos han acabado separándose incluso antes de poder experimentar la convivencia. Por suerte, en Interiorismos tenemos algunos trucos para que consigas decorar en pareja sin separarte en el intento. ¿Te apetece conocerlos?

Mucho diálogo

Por supuesto, lo principal es que no falte la comunicación y que, antes de salir a comprar, os inspiréis en fotografías y páginas de Internet como Interiorismos y no dejéis de hablar, ya que la comunicación es la base de toda relación armoniosa.

Consejos para decorar en pareja y no separarse en el intento

Color

Uno de los puntos álgidos en la decoración es la decisión de los colores. Lo mejor es buscar conjuntamente los tonos para las áreas comunes combinando los colores preferidos de cada uno. Sin embargo, lo más sencillo puede ser mantener las paredes en todos neutros para poder combinar detalles de estilos y colores diferentes.

Espacio propio

Por otro lado, es muy aconsejable que cada uno disponga de un espacio personal, como una oficina o un baño, para poder vivir y decorar de manera individual. Poder decidir por uno mismo la distribución, los muebles y los colores de una estancia de la casa puede ser muy gratificante y aliviador mientras se están ultimando los detalles.

Mobiliario sobrio

Consejos para decorar en pareja y no separarse en el intento
También te recomendamos que optes por muebles de líneas simples que sean capaces de combinar con cualquier tipo de estilo. Así, los detalles decorativos podrán adaptarse a la personalidad de ambos. Por supuesto, también es necesario que encontréis puntos en común como, por ejemplo, bonitos accesorios o funcionales.