Consejos para decorar un apartamento en la playa
Tener un apartamento en la playa es una suerte tremenda, algo de lo que por desgracia no muchos podemos disfrutar. Por eso, si estás pensando en redecorarlo debes saber cómo sacarle el máximo partido.

Tu segunda residencia en la playa debe caracterizarse por dos grandes rasgos: sencillez y frescura. Conseguirlo es muy fácil, pues sólo tienes que pensar en los mejores colores, texturas y en una buena distribución de los espacios.

La mejor manera de garantizar los dos grandes rasgos de los que hablábamos es fomentando la luminosidad de los espacios, lo que se puede conseguir con el uso de colores claros y neutros tanto en paredes como en el mobiliario.

Consejos para decorar un apartamento en la playa
Piensa que en un apartamento para el relax no necesitas todo lo que podría hacerte falta en tu vivienda habitual, por lo que debes prescindir de todo lo que no sea esencial y decantarte por una decoración coqueta pero sencilla. Algún que otro jarrón o planta, algunos cuadros o un espejo pueden ser suficiente para dar un poco de personalidad a las estancias.

El mejor mobiliario es el de madera, aunque puedes utilizar cualquier otro material que te apetezca siempre que sea de un color claro que de un aspecto joven a las estancias.

Los textiles en colores claros y tejidos ligeros como el algodón o el lino son esenciales para dar el toque más característico de este tipo de apartamentos.

Si tienes un ventanal, balcón o terraza con vistas directas al mar no puedes desaprovechar ni un solo centímetro, que además de llenar de luz natural y brisa marina tu hogar se convertirá en uno de los rincones favoritos de la casa donde jugar a cartas, leer o charlar con los amigos.

Busca la mejor manera de decorar y habilitar tu espacio exterior en función de las actividades que tengas pensado llevar a cabo en él; si quieres convertirlo en una zona chill-out deberás apostar por los sofás, pero si quieres un segundo comedor necesitarás mesas y sillas, por ejemplo.

Un último consejo: No olvides los aparatos de aire acondicionado o los ventiladores, los agradecerás en los meses más calurosos del verano.