Consejos para decorar un salón comedor
Sea por desconocimiento o porque sencillamente nuestros pequeños pisos no nos permiten plantear otra opción, la mayoría de personas todavía confundimos el salón con el comedor (o viceversa) o pensamos que una de las palabras implica directamente a la otra.

Sin embargo, no es así: en realidad ambos espacios tienen fines muy distintos que, no obstante, pueden ser integrados de una forma armónica si tenemos presentes algunos conceptos.

El salón es ese espacio del hogar también conocido como living o sala de estar destinado al relax individual o a la comunicación con los demás durante el tiempo libre. El comedor, por su parte, tiene otro claro objetivo: convertirse en el lugar en el que se desarrollan las comidas.

¿Cómo integrar dos objetivos tan distintos en un mismo espacio? Sencillamente buscando el equilibrio y la armonía decorativa en el espacio sin dejar de cumplir los requerimientos de cada una de ellas.

Consejos para decorar un salón comedor
Para dar una sensación de unidad en el espacio será fundamental que le proporciones algunos puntos en común como es el estilo decorativo, el tipo de mobiliario (color, formas, gama, etc.) o el color de la decoración en general, por ejemplo.

No obstante, delimitar ambas ‘estancias’ a nivel visual también es muy aconsejable si dispones del espacio suficiente. Para ello lo mejor será buscar una forma de separarlos sin necesidad de un muro: el uso de un elemento intermedio entre ambas (como el sofá o algunas plantas, por ejemplo) puede ser una buena forma de lograrlo.

También habrá muchas otras cosas con las que debas marcar la diferencia entre ambos espacios como es, por ejemplo, la cuestión de la iluminación. En este sentido, la zona del salón requerirá un ambiente más calmado y apacible gracias a una luz general suave y un tanto tenue mientras que el comedor (como cualquier espacio donde se realiza una actividad concreta) requerirá una luz más clara e intensa dirigida directamente sobre la mesa.