Consejos para decorar una habitación juvenil
El paso de la infancia a la adolescencia de los hijos puede ser difícil para los padres, pero es algo que no sólo hay que afrontar sino que además hay que acompañar, es decir, que nosotros mismos deberemos echar una mano para que este cambio no sea un problema.

Una de las cosas en las que se debe pensar en estos momentos es en la redecoración de su dormitorio, pues las necesidades de la infancia cambian para dejar paso a otras distintas.

Todos hemos sido adolescentes; es un momento en el que necesitamos estar durante más tiempo solos, refugiados en nuestra habitación reflexionando, llevando a cabo nuestros hobbies o estudiando… Hay que tener todo esto en cuenta, ¿pero cómo?

Lo primero es tener claro que hay que establecer distintas zonas para cada una de estas necesidades independientemente del espacio: además de la cama, deberán tener un escritorio para el estudio y un espacio en el que jugar a la consola, escuchar música o charlar con sus amigos, una zona de ocio por así decirlo.

Consejos para decorar una habitación juvenil
Un consejo fundamental es contar con su ayuda (o bien que elija él y ser tú la ayuda) para decorar la habitación, pues son ellos y no nosotros los que deben sentirse a gusto allí; tenlos en cuenta a la hora de elegir muebles, colores y por supuesto elementos ornamentales como cuadros, figuras o fotografías.

Las habitaciones juveniles necesitan mucha luz natural y también una buena distribución de la artificial que propicie un entorno perfecto para que se sientan más abiertos al exterior pero a la vez más concentrados en sus tareas.

Procura que el mobiliario sea de madera en tonos claros, incluso con algún detalle en metalizado para darle un aspecto más moderno, y combinarlo con unas paredes y decoración basados solamente en dos o tres tonos. Los mejores colores para la decoración son los claros, así como los más alegres que aporten energía y vitalidad a la estancia.

Por otra parte, es importante que los muebles tengan gran capacidad de almacenamiento puesto que absolutamente todos sus objetos, libros, ropa y demás deberán entrar en el espacio bastante reducido de su habitación y cada rincón debe aprovecharse.

Aunque puedes echarles una mano, procura que la decoración sea escogida por ellos.