Consejos para decorar una habitación sin ventanas
Todos los hogares tienen espacios más difíciles de decorar que otros. En muchos casos, uno de los mayores problemas es tener que decorar estancias sin ventanas.

Lidiar con una decoración en la que no contemos con luz natural como elemento básico puede ser bastante complicado, pues necesitaremos encontrar la manera de crear un espacio abierto y luminoso en un espacio que en realidad se encuentra cerrado casi por completo.

Si te encuentras en esta situación, presta atención a estos consejos para conseguir dar un poco más de vida a tu habitación.

Una de las cosas más importantes es escoger para el ambiente unos colores para el ambiente que favorezcan el traspaso de la luz en todo el espacio; los tonos blancos o crema son los más recomendables, aunque también puedes atreverte con las gamas más suaves de naranjas, amarillos o otros tonos cálidos.

Ten en cuenta que cada habitación tendrá unos requerimientos distintos. Por ejemplo, en los techos bajos es preferible no colocar lámparas colgantes, sino más bien pegadas al techo o a la pared, para que la luz llegue desde más arriba y se distribuya mejor por la habitación (para hacerte a la idea, piensa en el efecto de una linterna acercándose o alejándose de la pared). Sin embargo, si dispones de un espacio amplio podrás jugar más con el tipo de lámparas puesto que tendrás espacio para colocar varias lámparas por la estancia que distribuirán perfectamente la luz.

Los espejos son un perfecto complemento decorativo para transmitir la luz gracias al reflejo que proporciona, aunque deber ser muy cuidadoso y consciente de dónde puedes ponerlos y dónde no.

El mobiliario debe ser preferentemente de tonos claros, aunque puedes dar algún contraste con elementos puntuales como una mesilla o un sofá, por ejemplo.

Además de saber qué es lo recomendable, no está de más saber lo que no debes hacer: el mayor error de decoración en estas estancias es sobrecargarlas con muebles o una ornamentación innecesaria que lo único que conseguirán es ocupar espacio y convertirse en un auténtico obstáculo para la transmisión y el ‘efecto rebote’ de la luz.