Consejos para decorar una sala de juegos para adultos
Cuando hablamos de la sala de juegos solemos referirnos al espacio donde los más pequeños de la casa se divierten con sus juguetes pero, ¿por qué no podemos dedicar una zona del hogar a la diversión de toda la familia? Sin duda, supondría un valor añadido a la calidad de vida de todos sus miembros. Y es que todos necesitamos de un espacio para poder distraernos con diferentes entretenimiento que nos permita dejar atrás todas las cargas y obligaciones.

Los entretenimientos que se incluyan en la sala de juegos serán diferentes a los que normalmente se encuentran en una zona para los niños, pero el objetivo es el mismo: divertirnos alejados del mundo y pasar buenos momentos con la familia y amigos. Así que si dispones de una habitación libre en tu casa y estás pensando en convertirla en una sala de juegos, nosotros te damos unos cuantos consejos.

Colores e iluminación

La iluminación y los colores son algunas de las claves de la decoración del cuarto de juegos. Lo mejor es escoger tonos que transmitan paz y calma combinados con otros más energéticos que nos animen a jugar y divertirnos. Por otro lado, lo mejor sería contar con luz natural, aunque si no existe esta posibilidad, deberás organizar los puntos de luz en función de la colocación de los juegos.

Consejos para decorar una sala de juegos para adultos

Lo que no podrá faltar en tu sala de juegos

Dentro de tu sala de juegos no podrá faltar un televisor de pantalla grande, un DVD y un buen equipo de sonido. También te recomendamos que añadas una videoconsola, preferiblemente de las que fomentan el juego en familia. Además, no deberá faltar una zona habilitada para los juegos de mesa. Y si tienes el espacio suficiente, no dudes en instalar un futbolín, una mesa de ping-pong, una mesa de billar o una diana.

Zona de descanso

Por supuesto, también deberá haber una zona de descanso, ya que se trata de un lugar para encontrar la paz y la relajación. Por eso, te recomendamos que coloques sofás de diseños modernos y colores vistosos, cómodos y confortables. También son aconsejables los pufs y las almohadas gigantes. Como último consejo, te recomendamos que almacenes algunas sillas plegables para las visitas inesperadas.