Consejos para elegir el sofá
La comodidad combinada con el buen gusto debe ser la gran marca de tu hogar, un lugar en el que te sientas a gusto tanto por fuera (físicamente) como por dentro (psicológicamnete).

Por eso, la elección de los sofás y sillones es una de las cosas más importantes a la hora de diseñar tu salón, pues será un lugar en el que posiblemente pasarás muchísimo tiempo: es el lugar de reuniones, de lectura, de entretenimiento, de juego, de descanso…en definitiva, el centro de las actividades a menudo se concentra en esta zona.

Lo primero que debes analizar es el espacio del que dispones, y buscar un sofá que se adapte a tus medidas y al del resto de elementos también prioritarios del entorno. A casi todos nos apasionan los sofás más grandes, pero no debemos abusar de ellos si tenemos un espacio demasiado pequeño, pues sólo conseguirá reducir todavía más física y visualmente el espacio.

En cuanto al diseño, el sofá o sillón siempre debe ir acorde con las cortinas, la alfombra o los otros muebles de la sala. Si tienes niños procura evitar los colores claros y busca sofás tradicionales, de aquellos resistentes, funcionales y que te permiten un fácil lavado, porque lo necesitarás.

Si todavía no tienes pequeños, tienes más libertad para jugar con formas originales y colores como el blanco, una de las últimas tendencias que da un aspecto de lo más elegante. Los colores llamativos como el naranja, el rojo o el lila darán un aspecto muy juvenil, mientras que los más oscuros y apagados crearán una atmósfera de mayor seriedad.

Como decíamos, la comodidad de tu sofá debe de ser fundamental, por lo que debes intentar que sea ergonómico, de respaldo alto y que favorezca posturas buenas. En este sentido, busca un sofá intermedio, no demasiado estrecho que te haga estar en una postura demasiado recta y ecléctica, ni tampoco demasiado largo, pues te obligará a estar siempre recostado.