Consejos para elegir los cuadros
Existen a día de hoy muchísimos recursos para decorar nuestras paredes. Sin embargo, si quieres acertar en cualquier estilo lo mejor es que te decantes por la línea más tradicional: Los cuadros, que si sabes escoger serán una de las piezas protagonistas de tu decoración.

Pero, ¿cómo elegir el más idóneo? Escoger un cuadro que vaya bien con las características de nuestro hogar no debería ser demasiado difícil y, sin embargo, un error en la elección podría arruinar toda la decoración.

Para que esto no ocurra, aquí te dejamos una pequeña guía con consejos a tener en cuenta como el lugar, el tamaño, el motivo o el estilo.

1. Escoge el lugar en el que colocarlo. Para ello debes fijarte en los espacios disponibles, aquellos en los que no necesitas colocar ningún mueble útil y que por tanto quedarían desprovistos de decoración. Busca también cubrir espacios difíciles con los cuadros.

Consejos para elegir los cuadros
2. Para escoger el tamaño del cuadro debes fijarte en los metros disponibles y en la forma del espacio en el que vas a colocarlo: Si la pared es muy amplia, un cuadro apaisado de grandes dimensiones, dos cuadros e incluso un tríptico (un mismo motivo o imagen dividido en tres partes) serán ideales para cubrir el espacio, pero si la pared es más bien pequeña deberás optar por un cuadro de tamaño medio o dos por dos más pequeños.

Por su parte, los espacios estrechos y verticales precisarán un cuadro alargado en vertical o una serie de cuadros o fotografías del mismo motivo decorativo.

3. No abarrotes la estancia con demasiados cuadros, pues la elegancia radica en marcar el estilo de una forma discreta. Puedes estar tranquila, que no obstante el cuadro no tiene por qué pasar desapercibido.

4. Los motivos dependen básicamente de dos cosas: De los propios gustos de los habitantes del hogar y del estilo decorativo de la estancia. Aunque en este sentido debes buscar una lámina o una pintura acorde a la decoración (paisajes en el estilo rústico, abstractos en el minimalista, cuadros zen en la decoración oriental, etc.).

No obstante, y aunque debes seguir el estilo de tu interiorismo, la última palabra siempre la tendrá tus propios gustos.