Consejos para elegir un armario
Cuantas veces estamos buscando una prenda de ropa o un calzado concreto y parece que se ha esfumado. No hacemos más que intentar ordenar nuestro armario y nunca está como nos gustaría. A lo mejor el fallo es que no hemos acertado con el armario adecuado, incluso siendo éste de grandes dimensiones. Un armario grande no garantiza siempre el orden; es la distribución de su interior la que optimiza su capacidad y nos ofrece una mayor comodidad y resultados. Cada persona necesita un armario que se adapte a su estilo y manera de vestir, por ello, hay que reflexionar sobre qué prendas irán colgadas, cuáles dobladas para decidir qué espacio exacto dedicarás a faldas, pantalones, chaquetas, y calcular el número de baldas que necesitarás para otro tipo de prendas y el calzado.

Hay armarios que parecen auténticos vestidores, contienen cajas, cajones, bandejas extraíbles, y hasta zapatero. Es imposible tenerlo desordenado. Pensados hasta el último detalle, las partes de su interior que deben permanecer cerradas son transparentes, de manera que, de un solo vistazo, sabrás en todo momento el lugar que ocupa cada una de tus prendas. Una buena distribución no favorece sólo el orden y la estética, además te ayudará a sacar provecho a todo tu vestuario, ya que a veces hasta olvidamos ropa de la que disponemos. En la actualidad, lo práctico y funcional viene unido a lo último en diseño.

Para acertar también en este sentido es básico elegir materiales que se integren bien en el dormitorio. Los más innovadores combinan dos acabados, como cristal y madera; o cristal y laca; son opciones innovadoras que dinamizan la decoración. Que su color combine o contraste con las paredes y el resto de la habitación dependerá de el atrevimiento y gusto de cada uno. Si te decantas por puertas de cristales coloreados convertirás tu armario en punto focal.