Consejos para elegir un sofá cama
Tener un sofá cama en casa es una excelente opción para poder ofrecer un sitio a las visitas en el que poder dormir, además de cumplir a la perfección con su función de sofá. Es especialmente recomendable si tu casa es pequeña o si no tienes una estancia que poder destinar a habitación extra para cuando alguien se quede a pasar la noche.

Aunque mucha gente pueda pensar que un sofá cama no aporta comodidad, lo cierto es que hoy en día hay muchísimos que son tan cómodos, o más, que una cama de verdad. Y sin tener que gastar mucho dinero, ya que se han puesto tan de moda que los precios son más accesibles que hace unos años. Si te interesa comprar uno, te ofrezco unos cuantos consejos para que puedas elegir el más adecuado.

¿Qué tener en cuenta?

– Estructura: es uno de los aspectos más importantes en los que debes fijarte, ya que debe ser de calidad para que ofrezca estabilidad y rendimiento. Suele ser de madera o poliéster de alta densidad.

– Somier: lo más recomendable es que sea de láminas, ya que hace que todo el conjunto aporte más comodidad y resistencia. Además, en el caso de romperse una, podrás sustituirla fácilmente.

– Colchón: lo más habitual en un sofá cama es que el colchón sea de poliéster, gomaespuma o de muelles. Los de gomaespuma son los más baratos pero los menos recomendados, especialmente si se van a utilizar con cierta frecuencia.

– Funda: se recomienda elegir un sofá que tena la funda desenfundable, ya que así se podrá lavar y limpiar con mayor facilidad.

Tipos de sofá-cama

Consejos para elegir un sofá cama
– Sofá cama extensible: tanto el asiento como el respaldo son la misma pieza, y la cama se despliega de forma horizontal al tiempo que aparecen las patas.

– Sofá cama nido: es uno de los más conocidos, el más tradicional. La cama está situada debajo de la estructura del sofá y tiene patas abatibles, y para sacarla tienes que tirar y después levantar.

– Sofá cama extraíble: parece un sofá normal pero en su interior hay una cama, la cual sale al quitar los cojines y tirar de un asa.

– Sofá cama acordeón: hay que tirar del sofá y abrir la cama, como si fuera un acordeón.

– Futón: es todo un éxito en las culturas orientales, aunque se ve menos en las occidentales. Es una tarima de madera pegada al suelo que incorpora un pequeño colchón, y su apariencia es de un sofá muy bajo pero en realidad es una cómoda cama.