Consejos para escoger el armario del dormitorio
¿Estás remodelando el dormitorio? ¿Ya has escogido los muebles? Debes saber que, además de la cama, el elemento más importante de esta estancia es el armario, que servirá para almacenar tu ropa y complementos pero también le aportará sentido a la decoración de la habitación. Hoy en día puedes encontrar en el mercado una gran variedad de materiales, acabados y combinaciones posibles para estos muebles. Sin embargo, es muy importante saber el espacio del que se dispone para poder escoger entre un vestidor o un armario con puertas e interior convencional.

En el primero de los casos se necesita de un hueco lo suficientemente grande para que una persona pueda desenvolverse fácilmente en él. Lo mejor es disponer de una pequeña habitación con un espacio mínimo de unos 4 metros cuadrados.

Por su parte, los armarios convencionales se dividen en tres tipos de aperturas de puertas: correderas, abatibles y plegables. Para los que tengan poco fondo, lo mejor son las puertas abatibles, mientras que para los armarios superiores a 700 mm es indiferente el uso de las tres opciones. Otro factor a tener en cuenta la hora de escoger el tipo de puerta es la ubicación del armario dentro de la habitación, ya que las puertas abatibles y, en menor medida, las plegables, pueden interferir con el resto de mobiliario.

Consejos para escoger el armario del dormitorio
En cuanto a los acabados, las tendencias apuntan a los cristales lacados con brillo o mates, junto a perfiles de aluminio. Además, también existen otro tipo de acabados, como el de melanina, que son mucho más económicas. Sin embargo, la elección siempre dependerá de los gustos del consumidor.

En cuanto a la distribución interior, lo más recomendable para un armario pequeño es disponer de un hueco para ropa larga, otro para la corta y un módulo de cajones. También es recomendable que escojas guías de extracción total para el mejor aprovechamiento de los cajones y disponer de un hueco de baldas para prendas dobladas. Los armarios con más espacio pueden completar el interior con zapateros extraíbles, baldas deslizantes o inclinadas, cestos para la ropa sucia, espejos extraíbles…