Consejos para escoger la almohada
Ya te explicamos el otro día cuando te ayudamos a escoger el colchón ideal que el descanso saludable no solo consiste en dormir ocho horas, tal y como recomiendan los especialistas, sino que es necesario hacerlo bien para que el sueño nos ayude a mejorar el rendimiento físico e intelectual a la mañana siguiente.

Para hacer esto posible tan necesaria es la elección del colchón como de la almohada, un elemento que puede aliviar el dolor de espalda, prevenir posturas incorrectas de cervicales, solucionar problemas de ronquidos y aliviar carencias de sueño. A continuación te damos las claves para que escojas la más adecuada para ti. ¿Nos acompañas?

Según tu postura

Para escoger la almohada deberás tener en cuenta en qué posición duermes. Así, si es boca arriba, lo mejor es que sea una almohada de media altura, para que la cabeza y el cuello tengan el soporte necesario para que todo el cuerpo se relaje completamente. En cambio, si duermes de lado, necesitarás una almohada alta. Y si duermes boca abajo, lo mejor es que te decantes por una almohada blanda y fina.

Consejos para escoger la almohada

Relleno

En cuanto al relleno, podrás escoger entre las almohadas de fibra, que tienen un agradable confort, una gran capacidad de recuperación, son transpirables y frescas, permiten la circulación del aire por el interior (favoreciendo la absorción de la humedad) y son totalmente lavables, favoreciendo una mayor higiene en el descanso; las de viscoelástica, que tienen unas excelentes propiedades de adaptación y termosensibilidad, ya que se adaptan perfectamente a la forma de la cabeza; y las de látex, de textura suave y agradable, que hacen que tu cuerpo sienta una profunda sensación de confort y que permiten una mayor ventilación, higiene y durabilidad gracias a su estructura interna de células abiertas.

Funda

Por otro lado, te recomendamos que pongas siempre una funda en la almohada para evitar que se amarilleen con el sudor.