Consejos para escoger la silla del ordenadorCada vez somos más los que trabajamos sentados en una silla durante todo el día, y es que sea por cuestiones laborales o personales estamos completamente enganchados al ordenador día y noche.

Sin embargo, todavía somos muy inconscientes de la importancia que tiene para nuestra salud el hecho de escoger una silla ergonómicamente adecuada a las necesidades y características de nuestro cuerpo… Si quieres conocer algunos de los requisitos que debe tener tu silla de escritorio presta atención, porque prevenir siempre es mejor que curar y, a la larga, tu espalda te lo agradecerá.

Aunque hay algunos modelos que puedes dar por seguro no serán adecuados para nadie, lo cierto es que de todas formas no existe una forma universal que vaya bien a todo el mundo sino que dependerá de las características de cada persona. Para encontrarla puedes seguir estos consejos:

– Busca una silla amplia y con asiento regulable, que permita modificar la altura y la colocación del respaldo y en la que te sientas a tus anchas. La parte horizontal debe estar ligeramente inclinada hacia abajo para favorecer la circulación de las piernas y no perjudicar a las rodillas.

– El respaldo es una de las cuestiones más fundamentales, pues es el principal lugar de apoyo de la espalda. Es muy importante que se ajuste a tu espalda y garantice el apoyo de la zona lumbar. Procura escoger aquellas que puedan regular la inclinación, la firmeza y que puedan fijar el respaldo o dejarlo móvil.

Consejos para escoger la silla del ordenador
Por último, asegúrate de que cubre la altura de toda tu espalda; aunque útil, el reposacabezas es secundario en este sentido.

– También los brazos tienen que tener un soporte sobre el que poder descansar, permitiendo una postura cómoda y relajada en la que poder apoyar codos y antebrazos. Como en los anteriores casos, muchísimo mejor si son regulables.

– Para que la silla sea estable debe tener cinco puntos de apoyo, es decir, cinco ruedas que le den estabilidad y permitan una buena movilidad.

– En cuanto al tapizado, busca los tejidos transpirables a la vez que resistentes, que no te hagan pasar calor pero tampoco frío. Los colores y materiales deben ser fácilmente lavables.

De la silla depende que mantengas tu espalda con menos problemas, así que ya sabes… ¡Con la salud no se juega!