Consejos para escoger los muebles de la habitación del bebé
¿Va a llegar un bebé a la familia? ¡Muchísimas felicidades! Ahora toca comprar todas las cosas necesarias para el nuevo miembro del hogar: carricoche, trona, ropita, juguetes, biberones, chupetes… En fin, si sois primerizos es muy posible que os volváis locos con tantas compras, pero si ya has vivido esta experiencia seguro que lo tendrás todo por la mano.

Una de las cosas más importantes cuando se va a tener un bebé es escoger los muebles necesarios para el pequeño. Puede que el recién nacido vaya a dormir en tu misma habitación por el momento, pero es necesario que disponga de su propio dormitorio, que deberá estar decorado y organizado de manera perfecta tanto para su comodidad como para la tuya. Desde Interiorismos vamos a darte unos cuantos consejos para que escojas los muebles para tu bebé. ¿Estás preparado?

La cuna del bebé

En primer lugar deberás pensar en la cuna, que tendrá que ser lo suficientemente segura para el recién llegado (que no pueda trepar, salirse…). Además, tendrás que asegurarte de que no está hecha con ningún material perjudicial para la salud.

Consejos para escoger los muebles de la habitación del bebé
Por otro lado, puedes considerar la opción de comprar una cuna convertible y matar dos pájaros de un tiro. Si te haces con un mueble de calidad, puede que te dure hasta que el niño ya tenga unos cuantos años, lo que te ahorrará muchos costes. Además, hay modelos que también incluyen espacio para almacenar.

Otros muebles

Pero aparte de la cama deberás contar con otros muebles en la habitación: mecedora, espejo, un cambiador, mesita de noche y cualquier otro elemento que creas que vaya a facilitarte el trabajo de cuidar al pequeño. Es importante que estos sean funcionales, es decir, nada complicados de manejar, abrir, cerrar o limpiar.

Consejos para escoger los muebles de la habitación del bebé

Colores y otros consejos

En cuanto a los colores y la madera, es preferible que den a la estancia la mayor sensación de calidez. Los tonos neutros en la ropa de cama y el color de las paredes te ayudarán. Por último, es imprescindible que los muebles cumplan con la estricta normativa europea de seguridad del usuario y, si es posible, que se trata de piezas ecológicas y sostenibles.