Consejos para ganar espacio en la cocina
No importa cómo de grande sea la cocina de tu casa, porque precisamente esta es una de las estancias en las que nunca parece haber espacio suficiente para dar cabida a todo lo que nos gustaría o que nos parece necesario.

Precisamente por eso distribuir el espacio de la cocina de forma eficiente es fundamental para crear espacios funcionales y cómodos para poder trabajar a gusto durante largas horas.

Los muebles y los electrodomésticos cubrirán la práctica totalidad del espacio disponible, todo ello distribuido en tres zonas principales: la de lavado, la de preparación de alimentos (cocina y superficies lisas) y la de almacenamiento.

Consejos para ganar espacio en la cocina
Aplica alguna de las siguientes ideas y conseguirás aprovechar un poco mejor el espacio:

– Sustituye las típicas mesas de cocina de tamaño familiar por algunas de esas mesas abatibles junto a la pared o adosadas a los armarios, por ejemplo. Haz lo mismo con las sillas, que no tienen por qué estar siempre por medio incordiando a todo el que va de paso por la cocina… Escoge sillas plegables o algunos bancos y banquetas que puedan esconderse bajo la mesa.

– Aprovecha también los rincones más difíciles encargando algunos muebles a medida; puede que no sea un recurso barato, pero sin duda tú misma agradecerás la inversión con el paso de los años.

– No abarrotes el espacio con muebles, electrodomésticos y mucho menos con decoración. En este sentido, la mejor distribución del mobiliario es la que se vale de la tradicional forma de ‘L’ puesto que aprovechará al máximo el espacio de la esquina dejando las dos paredes enfrentadas completamente libres.

– Aprovechar espacios muertos es también fundamental. Aprovecha cada rincón de la cocina cuidándote mucho de no abarrotar el espacio, lo que la hará más pequeña y menos transitable.

– Las características de los muebles también son importantes para ganar espacio visual en la cocina; los muebles lacados en blanco, los armarios de cristal (preferentemente mate) o las paredes de ladrillo de vidrio sirven para dar más amplitud visual a tus espacios.

Aunque todo esto puede ser tarea fácil en algunas cocinas, aquellas con menos espacio como las estrechas y alargadas tienen siempre más dificultades para poner en práctica estas ideas y precisan de tu propio esfuerzo, imaginación y dedicación.