Consejos para iluminar el baño
Si tienes pensado renovar tu baño o hacer algún pequeño cambio decorativo, deberás tener muy en cuenta la iluminación, ya que un fallo en este sentido podría fastidiar todo el resultado final.

La iluminación del baño debe ser práctica, versátil y decorativa al mismo tiempo, lo que quiere decir que debe adaptarse a distintas situaciones y necesidades. Para ello será necesario contar con una luz cálida para momentos de relajación y una muy clara que permita realizar tareas minuciosas correctamente. Además, deberás tener en cuenta los siguientes consejos.

Tipos de luz

El baño debe contar con diferentes tipos de iluminación. Por un lado necesita una luz general, que debe ser lo más parecida a la luz natural. Por otro, requiere de una iluminación puntual para los momentos de arreglo personal.

Consejos para iluminar el baño
La zona del espejo es la zona que más claridad necesita, además de una luz uniforme, que no cree sombras y que reproduzca correctamente los colores. Lo mejor es ubicar una linestra o aplique encima, lámparas encastrables o un aplique a cada lado del espejo. En la zona de la ducha o la bañera bastará con lámparas encastradas en el techo.

Menos consumo

Por otro lado, es aconsejable colocar bombillas con tonalidad de luz neutra o fría, que ofrezcan un buen rendimiento cromático, un consumo bajo y una baja emisión de calor. Y si aún quieres un mayor ahorro energético, apuesta por las bombillas de bajo consumo o de LED.

Otros consejos

A la hora de iluminar tu baño deberás tener en cuenta que hay que aprovechar al máximo la luz natural, ya no solo para ahorrar en la factura de la luz, sino porque es la más idónea para el arreglo personal. Además, debes evitar los tubos fluorescentes, ya que este tipo de luz altera la visión de los colores.