Consejos para lograr una casa sin ruidos
En casa a todos nos gusta relajarnos y descansar. Pero eso se hace difícil si tenemos que convivir con el ruido. Sonidos procedentes de la calle, ruidos que vienen de las casas vecinas… A veces no es fácil soportar tanto ruido molesto y, mucho menos, eliminarlo.

Por eso, nos vendrán bien algunos consejos para conseguir un buen aislamiento acústico de nuestra vivienda, con el objetivo de hacer desaparecer, o al menos minimizar en lo posible, todos esos ruidos que nos molestan a diario.

Combatir los ruidos del exterior

Consejos para lograr una casa sin ruidos
Para empezar, hemos de identificar de dónde vienen los ruidos que nos martirizan. Si se trata de sonidos de impacto producidos por los vecinos (el que vive arriba es el que más puede molestarnos), es decir, si arrastran muebles o andan con tacones por su casa, el problema será difícil de remediar (habría que instalar en casa del ruidoso un suelo que absorbiese la vibración en el origen, algo que no está en nuestras manos).

Pero cuando el ruido que nos molesta procede del exterior y entra por las ventanas de nuestra casa, podemos amortiguarlo instalando los cerramientos adecuados. En este aspecto, es importante elegir un buen sistema de perfiles para las ventanas, que evitará que entre el aire y con él los ruidos. En lo que respecta a los materiales de los perfiles, el PVC es mejor acústicamente hablando que el aluminio, ya que amortigua mejor las ondas sonoras.

Ventanas a prueba de decibelios

También hay que elegir ventanas con cierre de doble junta, mejor abatible u oscilobatiente, ya que las correderas suelen tener más filtraciones. Elegir unas persianas de calidad es igualmente importante si queremos mantener el aislamiento acústico. Y lo mismo sucede con el cristal, que ha de ser un vidrio acústico, con un grosor de 6 (dos vidrios de 3 + 3) o de 6+6 para casos extremos. Estos cristales están preparados para bloquear las ondas sonoras.