Consejos para ordenar la despensa
A todos nos gusta tener ordenada nuestra vivienda. Sin embargo, hay espacios donde el orden y la organización son más importantes que en otros. Es el caso de la cocina, una estancia de uso y movimiento diario donde preparamos y cocinamos los alimentos que ingerimos día a día.

Para conseguir que esta estancia tan importante del hogar esté siempre ordenada y que los alimentos se mantengan en óptimas condiciones, lo más recomendable es que dediquemos un rincón de ésta a crear una despensa, que te ayudará a mantener tu cocina organizada, ofreciéndote comodidad y asegurándote la disponibilidad de productos en la cocina. ¿Quieres que te demos algunos consejitos para ordenarlo? Pues allá van.

Consejos para ordenar la despensa

Separa los alimentos por grupos

Las despensas no solo evitarán que tires comida porque haya caducado o que te falte un ingrediente esencial, sino que te ayudarán a ganar tiempo a la hora de encontrar lo que buscas y saber que tienes y que necesitas en cada momento. Eso sí, para ello será necesario que ésta esté completamente organizada. Una forma de conseguirlo es separando los alimentos por grupos. Por ejemplo, puedes colocar las conservas en los estantes de arriba, los alimentos esenciales en medio y los del desayuno abajo. Por otro lado, si en tu despensa también hay productos de limpieza e higiene, lo mejor es tenerlos separados de los alimentos.

Botes de cristal

También es buena idea que pongas todos los alimentos posibles en botes de cristal que se cierren herméticamente para ver el contenido de los alimentos y que se conserven en buen estado. Si lo haces, deberás etiquetarlos.

Consejos para ordenar la despensa

Cantidades de productos

En cuanto a las cantidades de productos que debemos tener en la despensa, lo mejor es priorizar los alimentos básicos, como arroz, pasta o legumbres, que acostumbran a tener una fecha de caducidad lejana. Si el espacio de la despensa nos lo permite, lo ideal es que de cada bolsa o paquete abierto de producto en la cocina, haya otro cerrado en la despensa.

En este sentido, también es importante rotar lo que tenemos en la despensa, poniendo detrás lo recién comprado y delante los productos que se vayan a usar.