Consejos para pintar un salón en dos colores
El salón es una de las estancias de la casa a la que más uso damos, y por ese motivo es fundamental que consigamos plasmar en él un ambiente acogedor que invite al descanso. Esto es algo que podemos conseguir a través del mobiliario, la iluminación, la temperatura y el colorido. En cuanto a éste último, el de las paredes es importantísimo.

Y cómo no, al igual que ocurre con muchos otros aspectos, la pintura es algo que también se rige por las diferentes modas que van marcando cada temporada. Y a día de hoy lo que más se lleva es pintar el salón en dos colores. Hoy veremos algunos consejos que quizá te sirvan para animarte a darle al tuyo un toque moderno de manera sencilla y rápida.

Colores neutros

Consejos para pintar un salón en dos colores
Independientemente de que hayas decorado tu salón en un estilo clásico o algo más moderno, lo que siempre se aconseja es optar por pintar las paredes en colores neutros. Esto facilita la relajación y también favorece un ambiente menos cargado y rutinario del que puedas llegar a cansarte. Un salón en tonos beige, crema o tostado confiere un aire de modernismo si te decantas por pintar una de sus paredes en blanco. Es un pequeño contraste que lleva consigo un cambio significativo.

Colores vivos

No obstante, hay quien prefiere apuntarse a la moda de los colores más vivos y llamativos. En este sentido, el rojo es uno de los más demandados, y queda especialmente bien si lo acompañas con el actualísimo binomio blanco-negro.

Consejos para pintar un salón en dos colores
A diferencia del ejemplo anterior, aquí es recomendable que pintes la totalidad del salón en color blanco, y que dejes el rojo solamente para una de las paredes. Es menos cansino a la vista y no te aburrirás tanto de él. Si tienes un salón-comedor, aprovecha para que este salto cromático sirva de separador de ambientes.