Consejos para que no te engañen con las reformas
Dejar las reformas de nuestro hogar a manos de un experto es todo un acierto para conseguir unos resultados perfectos y no una chapuza pasajera.

No obstante, y a pesar de lo que muchos piensan, contratar personal para reformar el hogar no significa desentenderse del trabajo puesto que tu papel de control es fundamental incluso antes de contratar el servicio en concreto.

A continuación te dejamos algunas de las pautas que debes seguir para conseguir una reforma con éxito, sin problemas y sin engaños por parte de las empresas con las que trabajas:

– Cuidado con la persona a la que contratas, pues más vale gastar un poco más en un profesional que no ahorrar dos duros contratando a un chapuzas que nos dé pocas garantías.

– A la hora de contratar autónomos verifica siempre su DNI y su NIF; si es una empresa asegúrate de que se tiene el alta en el Impuesto de Actividades económicas y toma todos sus datos de interés por si los necesitaras en caso de futuros problemas.

– Encontrar la mejor calidad-precio es uno de los objetivos. No te quedes con el primer presupuesto que te presenten, infórmate y compara propuestas, pues empresas y profesionales hay muchos y más de uno intentará tomarte el pelo con los precios maximizando sus beneficios a tu costa.

– Precisamente en cuanto a los presupuestos debes tener en cuenta lo siguiente: no te fíes de los presupuestos demasiado bajos (recuerda que nadie regala nada) y solicítalos siempre por escrito y con todos los detalles para que después se cumpla con todo lo especificado.

– Cualquier cambio tras aceptar el presupuesto debe ser registrado por escrito y, evidentemente, tú debes tener una copia.

– A la hora de pagar deja el mínimo adelanto posible y no abones el importe total hasta que acaben las reformas y tras comprobar que todo ha salido a la perfección (materiales, resultados, etc.)… El hecho de que les falte algo por cobrar es la mayor garantía de que atenderán todas tus necesidades.

– La factura debe coincidir del todo con el presupuesto en sus detalles y su importe final; también debe reflejar la identificación cliente/empresa, la fecha, sello, firma de ambas partes y tener añadido el IVA.