Consejos para reformar una casa antigua
Hay quienes adoran las casas antiguas, y no es para menos: forman parte de una época diferente que nos resulta intrigante, y cada uno de sus elementos puede esconder historias y secretos que jamás serán revelados.

Pero adecuar estas viviendas para vivir en ellas forma parte del proceso de acondicionamiento del hogar más allá de la decoración y de nuestros gustos, pues una reforma suele resultar imprescindible en casi todos los casos.

Para ello debes tener en cuenta algunos elementos básicos que mantendrán la esencia y los orígenes del hogar sin renunciar a un aspecto limpio y nuevo.

Las escaleras son uno de los mayores atractivos de las casas antiguas gracias a la belleza de sus diseños. Generalmente, estas escaleras se caracterizan por los escalones y el pasamanos de madera y las barras de forja o hierro. Tanto un elemento como el otro seguramente habrán sufrido el paso de los años y eso se note; para restaurar la parte de forja deberás lijar las partes oxidadas y barnizarlas para que consigan más brillo. Lo mismo hay que hacer con las barandillas y los escalones con detalles de madera: pulir, esmaltar y abrillantar.

La chimenea es una de las partes más especiales de la casa que muchas casas y masías antiguas tienen, pues era su principal fuente de calor en los meses de invierno. El tradicional ‘hogar abierto’ de ladrillo o piedra y cemento suele estar sucio por el uso. Puedes realizar una limpieza a fondo de ésta o bien integrar en ella otro modelo más moderno que facilite el encendido del fuego.

Sin embargo, si hay algo que revele los años de la casa es el suelo, inevitablemente desgastado por el uso durante muchos años y por el paso del tiempo. Lo mejor que puedes hacer en este caso es cambiarlo, pues de nada servirá que intentes repararlo: seguirá pareciendo viejo, y no te equivoques, porque este tipo de antigüedad no da nada de categoría a la casa. Una opción muy efectiva y con buenos resultados estéticos es el uso de parquet de madera natural o melanina, más cálido que el suelo de baldosas y que proporciona un ambiente más acogedor.