Consejos para reformar y decorar la buhardilla
Las buhardillas son uno de los espacios más encantadores de los hogares, ya sea como estancia para un uso determinado o como pequeño loft para singles o parejas. Sin embargo, para conseguir un interiorismo envidiable y aprovechar al máximo este complicado espacio decorativo deberíamos tener en cuenta algunas cuestiones fundamentales.

Si quieres conocer algunas cuestiones de base para reformar y decorar tu buhardilla atiende unos minutos, porque te dejamos algunos consejos que te servirán como guía.

– Si el aspecto del espacio está descuidado y además no cuenta con un acondicionamiento adecuado para estar a gusto en ella lo mejor es que realices algunas reformas: pintar las paredes (preferiblemente en tonos claros), cambiar el suelo si es necesario, acondicionarla para todos los factores climáticos (calefactores, aire acondicionado, etc.) y revisar la red eléctrica son solo algunas de las cosas que deberás llevar a cabo antes de ponerte manos a la obra con la decoración.

Consejos para reformar y decorar la buhardilla
– Teniendo en cuenta que no acostumbran a ser muchas debes aprovechar al máximo las fuentes de luz natural de tu buhardilla, que generalmente se encuentran sobre el techo para fomentar que la luz se extienda por todo el espacio (si no tienes una de estas plantéate la posibilidad de hacer una reforma). No obstante, no olvides que también será necesaria una cortina adaptada a la ventana (con enganche) que permita frenar el paso de la luz durante la noche.

– Los rincones difíciles también pueden ser aprovechados, así que estrújate la cabeza en busca del uso ideal de cada uno de ellos: las esquinas de la pared, por ejemplo, pueden ser utilizadas con algunos armarios a medida que sumarán muchísimo espacio de almacenamiento en la estancia.

– En referencia a los consejos anteriores, la organización del espacio debe ser pensada estratégicamente para potenciar al máximo la luz y los metros de la buhardilla siempre teniendo como eje central la o las ventanas.

– Si el espacio tiene más bien poca luz no dudes en escoger tonos claritos para su mobiliario y decoración: los blancos, cremas y tonos pastel son algunos de los mejores para este tipo de estancias.