Consejos para tener un dormitorio más luminoso
Uno de los principales problemas a la hora de decorar un dormitorio es averiguar cómo podemos distribuir los muebles de manera que podamos aprovechar toda la luz natural existente y conseguir ahorrar energía y, cómo no, reducir la factura de electricidad, que siempre viene bien. Quizás seas de las personas que no les importa tener luz en el dormitorio porque es un lugar en el que no pasas mucho tiempo, o quizás sí quieras aprovechar toda la luz natural posible ya que te gusta sentarte a leer o hacer cualquier otra actividad que necesita luz. La luz natural es fundamental en cualquier vivienda, así que presta atención a estos consejos para tener un dormitorio más luminoso:

– Lo primero, las paredes deben estar pintadas en colores claros. El blanco es el que mejor aprovecha la luz, pero también puedes utilizar otros como el beige, el amarillo claro o cualquier tono pastel. No utilices colores oscuros.

– Utiliza cortinas que sirvan tanto para aprovechar la luz como para taparla, es decir, alguna tipo visillo que durante el día pueda entrar la luz pero que durante la noche pueda tapar completamente cualquier destello que vaya a entrar en el dormitorio.

– No pongas demasiados muebles. La cama con canapé quita más luz que la cama normal con patas, si la usas como almacenaje puedes también aprovechar los espacios de debajo de la cama que no se ven.

– No pongas muebles en las zonas donde la luz entra de forma natural, es decir, delante de las ventanas, si colocas algún mueble, que sea bajo y de colores claros para que no te quite toda la luz.

Aprovechar la luz natural es muy importante, ya no por el ahorro de dinero que eso supone, sino por el ahorro energético, algo indispensable en los tiempos que corren y con tanto cambio climático pisándonos los talones.