Consejos a tener en cuenta antes de empapelar las paredes
El papel pintado que causó furor en los años 50 y 60 y que cayó en desuso a favor de la pintura unos años más tarde, ha vuelto a nuestras vidas con más éxito aún si cabe. Eso sí, las tendencias apuntan hacia los prints florales, los lisos y las rayas.

Colocar papel pintado no es tan difícil como parece. Aún así, es importante tener en cuenta una serie de consejos prácticos. ¡Te los comentamos a continuación!

Comprar los rollos necesarios

En primer lugar, es importante que compres siempre la cantidad necesaria de papel. Incluso, es preferible que compres más de la cuenta por si surgen algunos problemas en el futuro. Eso si, hay que conservarlos precintados, tumbados y alejados de la luz. Para saber el número de rollos que debes comprar tendrás que hacer unos sencillos cálculos: dividir el perímetro de la habitación entre el ancho de los rollos para calcular el número de tiras necesarias. Después, deberás dividir el lardo de cada rollo entre la altura de la habitación (más 10 cm si es papel estampado) y conocerás el número de tiras que salen de cada rollo. Para finalizar, divide estos dos números.

Consejos a tener en cuenta antes de empapelar las paredes

Rollos del mismo lote

Por otro lado, es esencial que te asegures de que todos los rollos son del mismo lote y tienen el mismo número de serie. Además, debes tener en cuenta que, a la hora de empapelar las paredes, es más complicado hacerlo con papel estampado.

Preparar las paredes

Antes de comenzar a colocar el papel, la pared tendrá que estar perfectamente lisa, limpia y sin polvo. Si está empapelada tendrás que retirar el papel viejo. Ten en cuenta que los papeles que peor se retiran son los vinílicos. Por otro lado, si vas a revestir la pared con papel de tipo vinílico, tendrás que comprar adhesivo específico, del mismo tipo.