Convertir un cristal en un espejo
A pesar de que la mayoría solo le encontramos un trasfondo de responsabilidad medioambiental, lo cierto es que reciclar algunos objetos para convertirlos en piezas nuevas e incluso para proporcionarles uno nuevo uso es algo que cada vez está más de moda en la decoración del hogar.

En Interiorismos llevamos meses proponiéndoos un montón de ideas originales para reutilizar objetos, y hoy queremos sumar una nueva pieza a la preciosa colección de reciclaje de vuestro hogar: un espejo creado a partir de un cristal de vidrio tradicional.

La idea puede parecer imposible, pero nada más lejos de la realidad… Atiende,¡porque te contamos cómo conseguirlo!

El primer paso es escoger una puerta acristalada o un cristal en condiciones lo suficientemente decorativo como para que merezca la pena trabajar en él; si no se te ocurre la forma de encontrarlo, una buena idea puede ser pasarte por algún anticuario o por uno de esos mercadillos de segunda mano (o tercera, cuarta o quinta…).

La clave para conseguir este inesperado acabado se encuentra en el uso de una pintura especial de ‘efecto espejo’ que a pesar de no conseguir el aspecto exacto de los espejos tradicionales sí que se asemejará bastante. Con los productos más modernos podrás conseguir excelentes resultados con una sola capa.

A modo de resumen, el paso a paso de esta conversión vidrio-espejo sería el siguiente:

– Limpia el cristal en profundidad: elimina todo el polvo y los restos de suciedad que se acumulan sobre el cristal y los márgenes antes de someterlo al tratamiento de pintura.

– Colócalo en un lugar cómodo para la tarea y hazte con una pistola de pintura para conseguir un acabado uniforme y más profesional (el brochazo probablemente no quedará demasiado bien).

– Aplica la pintura por la cara posterior del cristal asegurándote de que el producto se extiende perfectamente por la superficie.

– Una vez acabado este proceso, acaba por dar una capa de monocomponente para asegurar que la pintura se mantenga en buen estado durante más tiempo.

Voilà! Ya tienes tu espejo de estilo vintage a un precio muy económico y con un estilo único y personalizado.